Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

¡Es de locos! Las secuelas de 'Mad Max: Fury Road' se detienen por problemas legales

¡Es de locos! Las secuelas de 'Mad Max: Fury Road' se detienen por problemas legales

16 de abril del 2018
Por Gabriella Botello
El director George Miller demandó a la Warner Bros. por "ganancias impagas" y detuvo las dos nuevas películas que ya tenía escritas.

Después de habernos llenado la boca de cromo para asfaltar nuestro camino eterno por las rutas del Valhalla, exigimos una satisfacción. Mad Max, te retamos a un duelo. La inyección de road rage, guitarristas-con-bungee-lanza-fuego, y Charlize Theron pelona y manca es una de las cosas más épicas que he visto en la vida (y que hacen ver a Slipknot como unos bebés). Pero después de romper la taquilla con 378 millones de dólares alrededor del mundo y de arrasar en los Premios Óscar, inexplicablemente no vimos nada de la franquicia… Y ahora sabemos por qué: parecería que al director George Miller no se le pagó lo que se debía y demandó a Warner Bros.



Aparentemente, y tal como publicó The Sydney Morning Herald, Miller -director de las tres Mad Max y que le valió al estudio 10 nominaciones y 6 premios Óscar por Fury Road- acaba de avanzar con una guerra legal por ganancias impagas que le debería la Warner, frenando en el proceso dos nuevos episodios de la franquicia que Miller tendría escritos.


Vamos por partes. De acuerdo a lo que alega el director, Furia En el Camino habría tenido una ruta difícil hacia la pantalla grande, principalmente por las demandas y exigencias de la Warner. De hecho, la película empezó a rodarse en 2012 y llegó a las salas recién en 2015. Según la demanda de Miller, los rerodajes y demas intervenciones del estudio no solo retrasaron la entrega, sino que habrían inflado el presupuesto original de U$S 157 millones a US$ 185.1 millones, 28 millones más de lo presupuestado.

El caro sobrecosto, según explica Miller, sería responsabilidad de la Warner y las trabas que impusieron en el rodaje. Entre otras cosas, el estudio habría cambiado el final en la ciudadela de Inmortan Joe y sugerido uno nuevo. Con una primera versión del metraje final, la Warner Bros solicitó que se rodara como había sido escrita originalmente. Después de unos 10 screenings, el estudio habría pedido escenas nuevas después de cada una.

Las escenas nuevas -que requirieron que todo el equipo y el elenco fuera nuevamente a Australia para el rerodaje en un set recreado, además de toda la posproducción que precisarían esas escenas- corrían a costo de la Warner. De hecho, el estudio firmó un acuerdo que explicaba que los US$31 millones de sobrecoste serían absorbidos por el estudio y no se incluirían en el costo final de la película.

Amén de las frustraciones y retrasos, aquí es donde entra el conflicto. Por contrato y como premio, a la productora de Miller, Kennedy Miller Mitchell, le correspondía un bono de US$ 9 millones si completaba el rodaje por debajo del presupuesto. Como los retrasos y los sobrecostos dependieron de las decisiones de la Warner, Miller sintió que aún eran elegibles para el bonus.



De más decir que la Warner no pensó lo mismo. Es que, de acuerdo a la productora, Fury Road costó US$ 154.6 milliones, mientras el estudio sostiene que se voló a US$ 185.1 millones. Los caciques de la empresa explicaron que, ante el sobrecoste de US$ 28 millones que correspondió a los retrasos de la productora, no es apropiado pagar el bono prometido.

Además, la Warner asegura que Miller también habría incumplido con el contrato: de acuerdo a lo que estipulaba el documento, la película debía durar 100 minutos y ser apta para mayores de 13 años, pero la versión final se extendía a 120 minutos y tenía la temida calificación R.

Por esa “ruptura de confianza”, el director demandó al estudio, frenando en el proceso la posibilidad de una nueva entrega. Así que no sabemos cuándo (o si alguna vez) veremos lo nuevo de Mad Max… Pero esperemos que se solucione pronto.

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes