Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

'Los Intocables', a 30 años de su estreno

'Los Intocables', a 30 años de su estreno

6 de junio del 2017
Por Cristhian Manzanares
Un 5 de junio de 1987, Brian De Palma le enseñó al público cómo se combate al crimen en Chicago

El cine sobre la mafia podría ser considerado como uno de los que mejores historias nos ha regalado en el ecran. Ahí están la trilogía de ‘El Padrino’ de Francis Ford Coppola (aunque nos basta con las dos primeras) y ‘Buenos Muchachos’ de Martin Scorsese. Pero estas historias de gangsters no solo se han restringido al drama: comedias como ‘The Blues Brothers’ o musicales como ‘Chicago’ (ganadora de 6 Oscar) han graficado una ciudad y una época y una manera de vivir que resulta atrapante para muchos.

Y así como el crimen organizado, Al Capone también ha sido sujeto de muchas películas, pero este drama criminal de Brian De Palma es quizás el mejor retrato del criminal más peligroso de Chicago. Apoyado en el guión de David Mamet, en 'Los Intocables' nos muestra a un equipo de intratables policías con la inequívoca misión de capturar al capo de una mafia criminal durante los años de la "prohibición", comandados por un ingenuo Eliot Ness (Kevin Costner), quien se vale de la experiencia callejera de Jimmy Malone (gran papel de Sean Connery, por el cual ganaría su único Oscar) para combatir al corrupto Capone (Robert De Niro) con altas dosis de violencia, una condición que queda bastante bien reflejada en la cinta.

En efecto, 'Los Intocables' son hombres violentos. Pero esa era la medida que había que adoptar: combatir a hombres violentos en tiempos violentos. Y esto solo se lograba así. “Si Capone saca un cuchillo, tu sacas tu pistola. Si él manda a uno de los tuyos al hospital, tú manda uno de los suyos a la morgue”, es la recomendación de Malone a Ness para capturar al mafioso. Es la manera como se hacen las cosas en esa ciudad.


‘Los Intocables’ tiene muchas escenas sangrientas bastante realistas en ambos bandos, tanto en el de los buenos como en el de los malos: de un lado, aquella en la que Malone “asesina” a un cadáver para asustar a uno de los hombres de Capone para que responda a sus preguntas, justificado ante la autoridad por el propio Ness; del otro, aquella famosa escena del bate de béisbol, cuando el mismísimo Capone castiga a un traidor dentro de su equipo. Escenas hechas con mucha crudeza y mucha sangre salpicada.

Pero si hay que hablar de alguna escena en particular es la de la balacera en la estación de tren Union Station, aquella en donde De Palma recrea un extracto de otra famosa secuencia: las escaleras de Odessa de la película ‘El acorazado Potemkim’ de Sergei Ensenstein:



De Palma utiliza la ciudad de Chicago para crear un fondo operático sobre el conflicto entre Ness y Capone, una pugna in crescendo de escenas memorables para mostrarnos el enfrentamiento entre la ley y la corrupción, una situación de la que aún seguimos siendo testigos en nuestros días. Quizás algunos métodos ya no sean los mismos, pero hay ciertas motivaciones que, lamentablemente, no parecen haber cambiado mucho.

(Imágenes: Paramount Pictures)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes