Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

'Thor: Ragnarok': Mark Ruffalo creía que la última entrega "rompería al UCM"

'Thor: Ragnarok': Mark Ruffalo creía que la última entrega "rompería al UCM"

30 de octubre del 2017
Por Gabriella Botello
Rompiendo universos, millones de dólares a la vez

No hay dudas: Thor: Ragnarok es un auténtico Big-Bang marvelita que inicia una nueva (¿y constante?) expansión del de Universo Cinematográfico de Marvel. El cambio de tónica que capitaneó Taika Waititi y que viró el registro narrativo hacia la acidez cómica demuestra su efectividad con premura: con una recaudación de U$S 100 millones en su fin de semana de estreno en suelo doméstico, la tercera entrega del Sexy Dios del Trueno hace tronar la taquilla con un éxito de proporciones Mjölnir-tásticas. Pero como cualquier apuesta, Taika tuvo detractores y fundamentalistas y muchos desconfiaron del éxito de la fórmula... Entre los que (sorprendentemente) estuvo Mark Ruffalo.

Es que vamos: desde la inyección de adrenalina del primer tráiler de Ragnarok, supimos que Waititi tenía en mente algo que rehuía a la fórmula tradicional marvelita que había definido a las dos entregas previas del spin-off en solitario de Thor. Después de todo, ¿qué otra cosa podíamos esperar del cráneo demencial que nos trajo Casa Vampiro y The Hunt for the Wilderpeople? El cambio de narrativa que capitaneó el más trippero de los hawaiianos se apareja más a la propuesta irreverente del humor galáctico de Guardianes de la Galaxia, que si bien también son soldados de Marvel, jamás se plantearon fuera del registro cómico. Distinto es el caso del Príncipe de Asgard y del Gigantón Furioso Esmeralda. Tanto Hulk como Thor se presentaron desde el primer momento dentro del discurso heróico y estóico de los Avengers y romper con ese registro podía ser conflictivo para el fandom y para la continuidad de esos personajes dentro del Universo Marvelita. Fue por ello que la obviamente disruptiva Rangarok planteó un par de desafíos para la dupla...

"¿Sabes cuántas veces me pregunté: '¿Estamos rompiendo el universo Marvel?' Tiramos todo afuera. Empezamos desde cero con est. Tiramos toda la franquicia de Thor fuera. Tiramos la percepción que todos tenían de Banner fuera. Tiramos la percepción que todos tenían de Thor fuera. Y sí, sabíamos lo que estábamos haciendo", dijo Ruffalo a Collider. Si bien la presión era mucha, no claudicaron. "Al mismo tiempo, estábamos: 'Hagámoslo, vamos por ello, y hagámoslo de la mejor forma, la más honesta y más divertida que podamos'. Taika hizo eso y no le tuvo miedo... Así que improvisamos mucho, jugamos, y todo lo lúdico es muy atractivo en pantalla", aseguró Mark. Y con un hitazo de taquilla entre manos, podemos asegurar que tenían razón.

El salto de fe con la que se jugaron Waititi y todo el cast amasó uno de los éxitos más sólidos para Marvel y la crítica (y el público) parecerían haberse enamorado del nuevo Thor. Con resonantes pulgares hacia arriba del mismísimo Joss Whedon, que tilda a Ragnarok de obra maestra, y más de cien millones de dólares recaudados en su primer fin de semana, los cambios operados sobre Hulk y Thor bien podrían durar más de lo que esperábamos. Si bien restaría esperar al estreno de Avengers: Infinity War -cuyo timeline es inmediatamente posterior y canónico a los hechos de Ragnarok- para saber si el makeover marvelita es peramanente, la adaptabilidad cómica de los personajes es un refrescante cambio del habitual mucho-macho-superhéroe al que estamos habituados.

(Imagen de Portada: Warner Bros)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes