Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Diana Ross y Barbara Streisand defienden a Michael Jackson después de 'Leaving Neverland'

Diana Ross y Barbara Streisand defienden a Michael Jackson después de 'Leaving Neverland'

25 de marzo del 2019
Por Gabriella Botello
El nivel de incorrección is over 9000.

"Esto es lo que está en mi corazón esta mañana. Creo y confío en que Michael Jackson fue y es una fuerza increíble y magnífica para mí y para muchos otro. Deténganse en nombre del amor ", publicó Diana Ross en su cuenta de Twitter y generó uno de los maremotos virales más virulentos de las últimas semanas. Es que la defensa a Jackson no podría ser más desafortunada: Leaving Neverland, el condenatorio documental de Dan Reed, reabrió las acusaciones de abuso sexual infantil de la más pública de las maneras. Y si bien para la mayoría parecería cada vez es más difícil mantener su inocencia ante el contundente testimonio de sus acusadores, no es así para Diana Ross.


Vamos por partes. Después de su estreno en HBO, el crudo retrato la inocencia interrumpida volvió a abrir interrogantes que ya creíamos resueltas y sirvió de forzosa revisión del legado cultural de la leyenda pop. Es que el explosivo documental resume en cuatro horas de metraje y entrevista la profunda herida psíquica, emocional, vincular, sexual y profesional en las víctimas Wade Robson y James Safechuck. Leaving Neverland, más que relato, parece ser una sesión de terapia tortuosa que ahonda en el trauma. Las vivencias paralelas revelas, con precisión quirúrgica, el modus operandi de un predador sexual que, a su vez, fue uno de los más talentosos artistas que vio el planeta.


Conciliar al monstruo privado con la cara visible (y que nos penetró culturalmente desde Thriller hasta Los Simpsons, pasando por Pepsi y más) del Peter Pan del Pop que -a causa de su propia historia de abuso- no había podido crecer revela cómo las estructuras mediáticas y culturales le extendieron una tarjeta de Salga Libre de la Cárcel a un hombre que -a sus treinta y cuatro años- aceptó públicamente dormir con niños en la misma cama. Más allá de la evidencia de los testimonios crudos de Robson y Safechuck, Jackson ya había sido imputado por abuso sexual en tres ocasiones previas (que fueron desestimadas) pero, hasta su muerte en 2009, no hubo serias amenazas a su herencia creativa.

El cuento es otro con Leaving Neverland. A raíz del estreno, las estaciones de radio quitaron sus canciones de las listas de reproducción, se removió el memorable episodio de Los Simpson con su cameo, y hasta se pospuso nuevo musical biográfico, Don't Stop 'Til You Get Enough. No hay dudas del profundo efecto cultural del documental: Leaving Neverland es un tsunami que arrasa con la barrera del silencio. Y eso pone en jaque todo el legado de un músico enorme.


El negacionismo ante las contundentes acusaciones es sumamente esperable , sobre todo viniendo de familiares, parientes y fanáticos incondicionales que niegan abiertamente las acusaciones al rey del Pop. Entre ellos, se encuentra Ross, que publicó en sus redes sociales el mensaje que generó enormes controversias, principalmente porque da a entender que sus méritos artísticos son suficientes para obviar cualquier denuncia en su contra.

Pero, quizá en polémica le gane Barbara Streisand, otra amiga del músico. “Las necesidades sexuales de [Jackson] eran sus necesidades sexuales, ya sea provocadas por su niñez o cualquiera que sea su ADN”, dijo la actriz a un medio británico. Además, puso en duda que fuera cierto el abuso: “Se puede decir que fueron niños abusados, pero esos niños, como les he oído decir, estaban encantados de estar allí”, añadió. “Ambos están casados y tienen hijos, por lo que no los mataron”, aseguró la también cantante, relativizando el daño psíquico. Como si fuera poco, Babs no culpabilizó a Jackson, sino que revictimizó a los padres. “Los padres son los que permitían a sus hijos dormir con él”, dijo al periódico británico.


De más decir, que nadie se lo dejó pasar y Streisand se vio forzada a pedir disculpas públicas al respecto. “Lamento profundamente cualquier dolor o malentendido que haya causado al no haber elegido mis palabras más cuidadosamente sobre Michael Jackson y sus víctimas, porque las palabras impresas no reflejan mis verdaderos sentimientos. No quise descartar el trauma que estos chicos experimentaron de ninguna manera. Como todos los supervivientes de abuso sexual, tendrán que llevar esto por el resto de sus vidas. Espero que James y Wade sepan que realmente los respeto y los admiro por decir su verdad”, explicó la actriz.

No hay dudas de que tanto para Ross como para Streisand es extremadamente difícil aunar al amigo Michael que conocieron y amaron, el genio musical de MJ, con el Jackson que se presenta en Leaving Neverland (y eso es algo que todos estamos intentando superar). El grado de negación de cara a la contundente evidencia que lo condena es aterrador. Como si no fuera bastante malo obviar las pruebas y defender a un pedófilo, propagar errores de concepto de cómo debe ser o comportarse una víctima de abuso sexual infantil, o de dónde vienen los impulsos sexuales, es atroz. Como personajes relevantes de la cultura popular es algo que no se puede dejar pasar.



Imagen de portada: Yahoo!

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes