Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

'La Bella y la Bestia': Disney y su ejemplo de tolerancia en el cine familiar

'La Bella y la Bestia': Disney y su ejemplo de tolerancia en el cine familiar

17 de marzo del 2017
Por Renato Carrasco Urbano
Tras la polémica sobe la orientación sexual del inseparable secuaz de Gastón, te contamos qué tan cierto es lo que se ha dicho hasta ahora.

Mucho se ha hablado respecto a si el personaje de Josh Gad dentro de la nueva versión de La Bella y la Bestia es homosexual o si solo se trata de nuestra mente “adulta” y prejuiciosa que ve todo en doble sentido. Está demás decir que los diversos comentarios por parte de los protagonistas e involucrados en el film no han sido de mucha ayuda al momento de dilucidar esta polémica, en especial, después de que el director Bill Condon asegurara que Lefou tiene un momento exclusivamente gay dentro de la cinta”.

Debido a esto, en algunas partes del mundo (como en Rusia) se comenzó a barajar la posibilidad de censurar la película, ya que en este país esta prohibida la “propaganda homosexual”. Pero… ¿Qué tan cierto es esto? Y, de llegar a serlo ¿Por qué tanto alboroto? Aquí en Fandango ya tuvimos de la oportunidad de ver el flamante estreno de Disney y te contamos si fue necesario tanto escándalo.

(Foto: Disney)

Tras el visionado de La Bella y la Bestia es importante empezar con una breve reseña, aunque pueden leer una más extensa aquí. La adaptación del cuento de hadas es acertada en cuanto a efectos, música, banda sonora, los elaborados atuendos y las espectaculares coreografías, mientras que falla en el guion con una historia lineal, sin muchas sorpresas y tremendamente predecible (es casi casi un copy&paste de la original), además de la poca profundidad en la construcción de personajes, algo que sin duda logran suavizar las fantásticas actuaciones de todos los miembros del cast. En resumen, es una aventura para disfrutar en familia y, eso sí, con ojos de niño, sin intentar buscarle tres pies al gato. Dejando en claro estos puntos, podemos continuar con el tema central.

(Foto: Disney)

Desde la primera aparición de Lefou, la ambigüedad del personaje, relacionada con su orientación sexual, está presente, y no solo eso, sino que esta ha sido creada intencionalmente; en primer lugar, para servir como alivio cómico y perfecta contraparte de Gastón; y por el otro, para otorgarle a la historia ciertos toques de humor adulto.

Frases como “Para qué necesitas una mujer si nos tenemos a nosotros (en referencia al vínculo con Gastón)”; además de los roces, miradas, caricias delatoras; y una escena final en la que, con sutileza, comienza a descubrir sus verdaderos sentimientos, son evidencia irrefutable de que el personaje —sí señores— es gay, o al menos desde nuestro punto de vista. No porque nosotros lo queramos así, sino que este ha sido diseñado para trasmitir, de manera no tan implícita, ese mensaje.

Ahora, ¿Qué tiene de malo todo esto? Pues no lo sabemos. Si bien cada uno puede influir con sus opiniones e ideas sobre la forma de pensar de sus hijos, no creemos que Josh Gad haya realizado una interpretación “exagerada” o fuera de tono. Como lo expresamos párrafos atrás, todo se da de modo muy sutil y de forma casi imperceptible para los pequeños, si es que por algún motivo aún no les has enseñado cosas como el respeto y la tolerancia. Estamos en una época en donde los crímenes de odio hacia las personas homosexuales siguen existiendo y cuya única media cautelar depende de educar prudentemente a las mentes más jóvenes.

(Imagen de portada: Disney)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes