Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

chernobyl hbo imdb mejor serie

HBO lo hizo de nuevo: 'Chernobyl' es la mejor serie de la Historia

30 de mayo del 2019
Por Gabriella Botello
Una hazaña increíble en el mundo post 'Game of Thrones'.

A decirlo sin vueltas y sin medias tintas: HBO está en el podio televisivo desde hace rato. Amén de crear producciones que hicieron historia (Los Soprano y True Detective), la cadena detenta el honor de dar vida, cable y raiting al fenómeno de masas de Game of Thrones que, durante ocho impecables temporadas y casi una década, nos creó una depedencia a los electrochoques para que nuestros corazones normalicen el pulso.

Con el grand finale (o quizá no tanto) de la Guerra de los Siete reinos con todo y reguero de cadáveres, la escala faraónica del esfuerzo nos dejó con serias dudas de que pudieran llenar el trono vacío del primetime con algún merecedor que, además, mantuviera los niveles de un perfil de audiencia muy determinado.Hasta que llegó Chernobyl, la miniserie que se unge como la mejor serie de todos los tiempos.

Alejándose de la fantasía sexy-medieval, Chernobyl decanta en 5 capítulos la tragedia nuclear de la Ucrania soviética. HBO pasó de crear una ficción con elementos decididamente mágicos a relatar con crudeza y responsabilidad una de las tragedias más terribles de la humanidad. Más allá del épico logro de sumergirse en la historia, la ciencia e incluso el tic tac de la enorme explosión radioactiva equivalente a 500 detonaciones de la bomba atómica, el triunfo real de Chernobyl es alcanzar, tocar, y superar la vara que erigió Game of Thrones.


Y el público ha hablado: la nueva miniserie de HBO ganó por goleada en los rankings de IMDB, dejando atrás a titanes de la televisión como Band of Brothers, Breaking Bad, Planet Earth y la propia Juego de Tronos. Es que, de momento, y con más de 83 mil votos, Chernobyl se hizo de un casi perfecto 9,7/10 en el sitio, convirtiéndola en la mejor serie de la historia a sólo pocas semanas de su estreno.


En parte, se lo podemos adjudicar al Síndrome de la Abstinencia que nos dejó Game of Thrones. En esta aritmética de la adicción televisiva, necesitamos productos y contenidos que rellenen el agujero masivo que dejó en nuestra rutina. Los productores de HBO supieron capitalizar el corazón roto post GOT para captar al público cautivo, sugestionado, y con el hábito seriado creado. Chernobyl es sin dudas la nueva adicción que responde a la lógica del éxito de llegar en el momento (el gran final de Juego de Tronos) y en el lugar adecuado (la pantalla de HBO).

Pero la viudez de GOT no es meramente la única variable del triunfo de Chernobyl. Acostumbrados a un estándar televisivo capaz de hacer que el vuelo con dragones sea verosímil, de profundizar en arcos dramáticos espléndidos, y de entretejernos en intrigas políticas que harían empalidecer de vergüenza a los burócratas soviéticos pre Glasnot, nadie podría jamás habernos vendido gato por liebre. En ese sentido, Chernobyl -por mérito propio- vino a patear el tablero.

El masivo diseño de producción que nos arroja en la impiadosa escena inmersiva de la explosión del Reactor Nuclear 4 es de otro planeta. La escala de Chernobyl es verdaderamente masiva: desde el raccord temporal cronológicamente correcto que recrea la Ucrania soviética del ‘86 al detalle hasta la crudeza hostil de los cuerpos afectados por la radiación, todo es gigante y hecho al dedillo.

Las brillantes actuaciones de Jared Harris, Stellan Skarsgard y Emily Watson se apoyan en un guión sólido plagado de tensión que entremezcla lo micro y lo macro con talento inusitado (Los intercambios entre Legasov y Shcherbina son legendarios), llevándonos dentro y más adentro de una de los más terribles (y más enigmáticos) sucesos de la Historia.

Pero, principalmente, Chernobyl triunfa porque resuena. En la era de la posverdad y de las fake news, donde la verosimilitud le gana a lo real, ver en la pantalla el teje y maneje político para esconder una tragedia es una necesidad. Chernobyl habla sobre cómo el poder construye relatos y de cuáles son los costos reales de las decisiones y las cegueras de las clases dirigentes. Apelar a esa necesidad real es el gran acierto de HBO.


Imagen de portada: HBO.

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes