Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

'Mi papá es un gato': Kevin Spacey en una comedia rebelde y encantadora

'Mi papá es un gato': Kevin Spacey en una comedia rebelde y encantadora

To be determined
Por María Paula Ríos
Barry Sonnenfeld, el creador de 'Hombres de Negro', nos trae una comedia adulta y divertida.

Desde el momento que entramos al cine a ver Mi papá es un gato, sabemos que estamos ante la historia cliché del intercambio de cuerpos. Y también tenemos uso de razón de la lógica del relato, generalmente este canje físico se relaciona a que uno de los personajes no está valorando, ni respetando, debidamente a sus afectos. Y solamente viviendo y viendo las cosas desde adentro cambia la perspectiva.

Este film no es la excepción, la historia sigue a un hombre millonario, Tom Brand (Kevin Spacey), demasiado ocupado, que por su ambición y narcisismo descuida a su familia: una encantadora niña de la cual siempre olvida su cumpleaños y su bella mujer (Jennifer Garner) a quien le atiende los llamados a través de su asistente. Justamente el día del cumpleaños de su hijita, amenazado por su esposa y tras resistirse un largo rato, decide llevarle el regalo anhelado: un gato.

El gatito protagonista con la voz de Kevin Spacey. (Diamond Films).

El empresario, guiado por su gps, se mete en una extraña y extravagante tienda donde lo atiende un señor con las mismas características (un fascinante Christopher Walken), quien le entregará un gato muy especial: Sr. Fuzzypants. Camino a su casa tendrá un accidente fatal y allí, al despertar, reencarnará dentro de este precioso gatito mientras su cuerpo humano permanecerá en coma.

La niña embellece a su mascota y no sabe que es su papá. (Diamonds Films).

Lo que sigue es historia conocida, Tom Brand experimentará y verá la realidad de su familia y así aprenderá a estimarlos. Una reencarnación aleccionadora donde el hombre gato de la tienda de mascotas tiene mucho que ver. A pesar de la redundancia narrativa, esperamos ver una comedia con todas las letras.

Jenifer Gadner duerme acompañada del gato. (Diamonds Films).

Es cierto también que a Mi papá es un gato le falta más gags, pues presenta una situación ideal para estos. Tenemos una mascota que puede hacer todo tipo de travesuras pero, sin duda, la que está mejor lograda en el film es en la que el Sr. Fuzzypants hace hasta lo imposible por tomar un whisky. El relato se centra en los pensamientos del gato, los cuales evidencian un gran nivel de elaboración y madurez.

El michifuz cuando llega por primera vez a casa. (Diamonds Films).

A nivel narrativo nos encontramos con una historia sólida con tópicos de adultos, como intentos de suicidios, gente embriagándose y preocupada por el dinero, por lo que se plantea una dualidad: estamos ante un comedia en apariencia infantil pero que decididamente apunta a un público adulto.

(Foto de portada: Diamonds Films)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes