Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

La primera víctima de #MeToo: Casey Affleck no presentará el Premio Óscar a Mejor Actriz

La primera víctima de #MeToo: Casey Affleck no presentará el Premio Óscar a Mejor Actriz

26 de enero del 2018
Por Gabriella Botello
Se fue solito.

Es una tradición tan vieja como los Premios Óscar que el ganador al galardón a Mejor Actor de la entrega anterior sea quien, a su vez, ofrende la estatuilla a Mejor Actriz del año siguiente. Bajo esa lógica, Casey Affleck, que ganó el Óscar en esa cateogría por la transformadora Manchester by the Sea, debía hacer los honores en la 90° edición... Excepto que la presión online y el movimiento #TimesUp y #MeToo finalmente se salieron con la suya y ya nadie pasa por alto las acusaciones de acoso sexual contra el mini Affleck, que decidió -bastante inteligentemente, debemos agregar- bajarse de la premiación.

De acuerdo a lo que explicó Deadline, Affleck habría decidido desligarse de la tradición en un "esfuerzo por evitar cualquier distracción de los logros de los involucrados".De acuerdo a lo que reporta el sitio, Casey ya habría declinado la invitación de la Academia en un esfuerzo proactivo de sacudir la controversia ante el movimiento #MeToo. Ciertamente, ante las acusaciones de acoso y abuso sexual que tomaron a Hollywood por asalto desde el pasado octubre, la movida es de las más inteligentes que podría haber ejecutado el actor.

No obstante, eso no quitaría el crimen. Las denuncias contra Affleck reflorecieron el año pasado en su carrera por el premio mayor. De acuerdo a lo que trascendió entonces, dos miembros del equipo del documental apócrifo I'm Still Here lo denunciaron dos años después de la producción por acoso sexual y verbal. Los arreglos económicos extra-judiciales impidieron que el caso llegue a tribunales, pero Magdalena Gorka,la directora de fotografía y Amanda White, la coproductora, mantuvieron sus demandas de cara a la nominación del actor.

Las acusaciones no hicieron mella real al Affleck, que ganó el premio Oscar de cualquier manera. Todo cambió con el Terremoto Weinstein, que sacudió a la industria y condenó -de una buena vez- el acoso y el abuso sexual endémico a la industria. En solo tres meses desde la revelación de que el fundador de The Weinstein Company había abusado de 8 mujeres (acusaciones que se elevaron a 90), surgieron batacazos certeros contra caciques del showbiz para dar muerte a la violencia sexual.

Capítulo tras capítulo, el escándalo Harvey Weinstein, destronó a figuras cementadas en la industria como Kevin Spacey, Woody Allen, Dustin Hoffman, Roman Polanski, Geoffrey Rush, Brett Ratner, Louis C.K., y hasta el CEO de Disney John Lassater. Y, por suerte, el silencio ya no parecería ser la norma.

La cristalización se dio con la fundación de la iniciativa legal Time's Up, el apoyo de las grandes estrellas, y el hashtag que englobó los acosos #MeToo. El esfuerzo culminó con la Gala Negra de los Golden Globes: las cosas han cambiado en la industria y siquiera las sospechas de acoso sexual ya son suficientes para condenar al acusado. Seguramente, es por ello que Affleck decidió bajarse. La mala prensa no es algo que ningún actor precise, y el menor del clan ya tuvo suficiente de ello con las peticiones online que pedían su destitución de la entrega.

Es que las acusaciones en su contra eran ciertamente tremendas. Según el escrito judicial de la denuncia, el primer acoso ocurrió al inicio del rodaje, cuando el equipo se quedó a dormir en la casa de Affleck. A las horas de haberse acostado, Gorka encontró al actor en su cama en camiseta y calzoncillos. "Tenía el brazo a su alrededor, le acariciaba la espalda y su cara estaba muy cerca de la de ella con aliento oliendo a alcohol", explica la demanda. Gorka lo rechazó, Affleck se fue dando un portazo y al día siguiente, la directora de fotografía abandonó el proyecto calificando la experiencia como la más traumática de su carrera.

Por su parte, White aseguró que Affleck intentó mantener relaciones sexuales con ella y que al negrase, la zarandeó. Además, agregó que no fue el único miembro del equipo de I'm Still Here que se comportó inadecuadamente.

La decisión de Affleck de finalmente retirarse de los premios podría bien tomarse como una admisión de culpabilidad -o, al menos, más un intento de rescatar su carrera que un verdadero mea culpa. Lo único cierto es que #MeToo ya se cobró su primera víctima en los Premios Oscar (y nos parece genial).

(Imagen de Portada: NTSC)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes