Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Cincuenta Sombras de la Anorexia: ¿Anastasia Steele padece de la condición?

Cincuenta Sombras de la Anorexia: ¿Anastasia Steele padece de la condición?

21 de febrero del 2017
Por Gabriella Botello
Se mandará de todo a la boca, menos comida. La protagonista de la saga 'Cincuenta Sombras' no come en escena y nos preocupa a todos.

Una aspirina, vino tinto, chupitos de vodka, una cucharada de gazpacho: eso es todo lo que vemos comer a Anastasia Steele, la profesora de literatura que vuelve loquito al empresario S&M en la saga de Cincuenta Sombras de Grey. Y también enloquece a las teorías conspirativas que rodean a la colección, que han decidido que Ana padece de anorexia.

El aburrimiento es la madre de toda especulación. La conjetura nació de un colaborador de MoviePilot: más que los látigos, las chanchadas y el pésimo guión, al redactor le llamó la atención lo poco que Steele comía y lo mucho que alegaba haber perdido el apetito. No hay esposas, cama de tortura o falsos orgasmos que le hagan claudicar en su recuento y arriba a un par de perturbadoras conclusiones. Te las resumimos a continuación:

(Imagen: Universal)



JAMÁS LA VEMOS COMER EN ESCENA...

De nada vale que se prepare un sándwich lleno de deliciosos carbohidratos, o que en un arrebato de amor, el Sr. Grey decida pedirle un jugoso filete: ella regalará su emparedado a su compañera de piso y cambiará la carne por una ensalada de quinoa (que tampoco comerá). Steele parece nunca comer en pantalla.

(Imagen: Rex B.)



...PERO SÍ CON ANSIEDADES ORALES

Anastasia no comerá, pero definitivamente morderá todo tipo de objetos: lápices, lapiceras, sus labios... Parte de la patología de los trastornos alimienticios tiene que ver con una elevada ansiedad de llevarse objetos a la boca, introyectándolos como comida. El alimento se niega taxativamente, y se reemplaza con picoteos restrictivos: se aparenta comer en situaciones sociales, pero en pequeñísimas cantidades... Efectivamente, el caso de Steele: en la primera entrega, sólo consume un bocado de tostada, una cucharada de gazpacho, una aspirina, vodka, vino... Y nada más.

(Imagen: Universal)



TAMBIÉN ESTÁ LO DEL NOMBRE

Ana, en la jerga de los militantes de la anorexia, es el diminutivo de la condición. Mia, el mote en clave para la afección gemela: la bulimia. ¿Y los nombres de las protagonistas de Cincuenta Sombras? Ana Steele y Mia Grey, hermana del protagonista masculino. ¿Coincidencia? Hay quienes creen que no.

(Imagen: Universal)



Y NOS REMITIMOS A LA EVIDENCIA

Un estudio del Diario de la Salud de la Mujer, realizado en 2014 en el que se relevaron a 650 mujeres de entre 18 y 24 años, concluyó que el hecho de que Ana no coma en pantalla afecta negativamente a la audiencia. De hecho, arribó a la conclusión de que la gente que lee la saga es más propensa a sufrir un desorden alimenticio. Creer o reventar.

(Imagen: Universal)



(Imagen de portada: Universal)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes