Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

las imperdibles depredadores letales terror en la tormenta

#LasImperdibles: los depredadores más letales del cine

17 de agosto del 2019
Por Gabriella Botello
Cocodrilos gigantes, tiburones y pirañas: todo un zoológico para aterrarnos sin retorno.

Pues sí: si vas al cine esta semana, lo más seguro es que te encuentres con algunas aterradoras imágenes con doble hilera de dientes, un cuerpo escamoso determinado a aterrorizar a la Florida en pleno huracán categoría 5, y un reptil grande y enojado que se yuxtaponen con el cuerpo superpoderoso de Kaya Scodelario. Esto podría deberse a que te gusta mucho cierto nicho de cine, pero es más probable que, sin culpa tuya, hayas estado expuesto al asalto sensorial que es el avance de Infierno en la Tormenta, que acaba de llegar a la sala de cines.




Vamos, que el tropos de la hombre contra la naturaleza en general y las bestias depredadoras en particular es algo que hemos visto desde que Ismael salió a cazar a Moby Dick, que García Márquez enfrentó a su náufrago con tiburones y desde que los tiburones se volvieron la fascinación de directores de suspenso. La alerta de depredadores en la pantalla grande bien puede ser el último vestigio de nuestro instinto de supervivencia prehistórico que aún queda con nosotros (a no ser que seas, no sé, Bear Grylls) y debe ser por eso que sendos filmes fantasearon con ser presas de las bestias más mortales de la Naturaleza.

Por eso en Fandango rankeamos a los depredadores más letales de la pantalla grande, y reunimos una lista de diez de los mejores ejemplos de animales cinemáticos con mandíbulas del tamaño de dirigibles que sólo quieren devorarte. Bestias del reino animal, las saludamos.

LOS COCODRILOS DE INFIERNO EN LA TORMENTA

La patada inicial de este ranking no podría ser otro que los reptiles infernales que hacen que Scodelario la pase muy, muy mal. Y vamos: que un ejército de caimanes puede hacer que un Huracán categoría 5 y una casa inundada sean el menor de tus problemas. Crawl logra -con la marca registrada gore que es el horror de Alexandre Aja- generar asfixia, terror, y una repentina fobia a los cocodrilos. Un monstruo para escabullirse bajo el agua y afilar nuestro propio instinto animal.


EL MEGALODÓN DE THE MEG

¿Un aterrador bicho prehistórico en cuyas fauces entran cómodamente cinco personas? Sáquenos de aquí ahora. El Carcharocles megalodon (o simplemente Megalodon, para los amigos) es una de las criaturas más impresionantes que haya existido en la Tierra y el tatara-tatara abuelo de los más aterradores tiburones… Se estima que este fósil oceánico, que abandonó la faz de la tierra hace aproximadamente 2.6 millones de años, medía más de 17 metros y tenía dientes de ¡veinte centímetros!. Uno que claramente sólo Jason Statham puede vencer.


EL GORILA DE THE RAMPAGE

George es un gorila albino y algo así como el primo segundo de King Kong en términos de capacidades destructivas después de ser infectado en extraño experimento genético, que lo convierte en un primate sanguinario de enorme tamaño y que puede atacar ciudades. Entre su inteligencia casi homínida y sus problemas con el manejo de la ira, pues Jorgito demuestra que las bestias con pulgares oponibles y capacidad de destruir helicópteros desde la punta de un rascacieos son las más letales de todas.


LA SERPIENTE DE ANACONDA

Estamos seguros de que, en caso de que los arqueólogos del futuro alguna vez encuentran las cintas supervivientes de horror de los ‘90, pensarían que la década fue una verdadera masacre humana en mano de animales. Es que vamos, cantidad de cintas noventeras tenían una serpiente, un pez, un dinosaurio genéticamente reconstruido, un tiburón, o una piraña que quería comer humanos. La Anaconda amazónica que se quiere a comer a Jon Voight (con todo una actuación descaradamente desquiciada) es una depredadora de primera línea que aprieta Ranger Rovers como si fueran latitas de gaseosa. El términos de letalidad, le damos un sólido siete.


LAS PIRAÑAS DE PIRAÑAS 3D

Cientos de dientes por miles de peces dentados es igual a una de las películas más salvajes de la historia del cine. El segundo remake del clásico de Aja del ‘78 puso una vuelta de tuerca tecnológica para los pececitos que, francamente, ya nos daban bastante miedo por su cuenta. Pirañas 3D nos mostró con aterrador fotorealismo y con tecnología en tercera dimensión, y Christopher Lloyd diciendo que son bebés el potencial destructivo del Reino Animal. Con 5000 civiles y 4200 soldados entre sus fauces, las pirañas se llevan el premio.


EL TIBURÓN DE JAWS

La masterclass de suspenso seminal de Spielberg se hizo infame por hacer que las piscinas de mediados de los setenta fueran bastante marrones, un hecho que, uno solo puede imaginar, ayudó a dar al lema "No te metas en el agua" miles de capas de subtexto. El tiburón blanco devorador de hombres atacó indiscriminadamente (a diferencia de las secuelas, en las que los tiburones tienen las funciones cognitivas superiores necesarias para guardar rencores complejos) y los efectos colaterales del terror perpetúan hasta hoy en día. Y aún nos cuesta meternos en la piscina.


LOS PÁJAROS DE HITCHCOCK

En una pelea uno a uno, el humano vence a las aves, y punto.. Sí, como en el espeluznante thriller de Hitchcock de 1963, las aves se unen creando un súper ejército interminable alado… Pues la muerte, la destrucción y, muy posiblemente, el fin del mundo entero son un hecho bastante certero. Con una de las más aterradoras escenas finales de la historia del cine (con millones de pájaros sentados observando y un cráneo con ojos a medio sacar, dando a entender que estamos ante el apocalipsis pajarístico total), The Birds es un clásico por un motivo. ¿Consejito? Siempre cubre tus ojos.


LOS TIBURONES DE SHARKNADO

Mentiríamos si dijéramos que ese hermoso y blasfemo cataclismo cinematográfico devenido en guarrísimo fenómeno cultural de masas de Sharknado nos enamoró desde que vimos al primer tiburón prehistórico volando por los aires. Con seis películas bajo el cinturón, el prodigio Sharknado se convirtió en pasión de multitudes (y en estrella indudable del cine culposo de domingo por la tarde), cada secuela más desmadrada y cachonda que la anterior. Entre los cataclismos naturales con tiburones y viajes en el tiempo, Sharknado se ganó un lugar en la lista a mordiscón limpio.


LOS CASTORES ZOMBIES DE ZOMBEAVERS

Son castores. Son zombies. No hay remate. Los roedores son evidentemente los culpables del apocalipsis zombie en esta demencial cinta del 2014… Y nada de lo que podamos decir le hará justicia al delirio que es Zombeavers.


EL OSO DE EL RENACIDO

Aparentemente, bastó un urso letal para que Leonardo DiCaprio finalmente diera con el elusivo Premio Oscar que venía intentando cazar. Uno de los depredadores más imponentes de la naturaleza, el oso de los bosques norteamericanos en plena expansión territorial es uno de los mejores némesis de la tierra. La violenta escena en que vemos en tiempo real el terrible ataque a Hugo Grass es el epítome del hombre contra la bestia en clave introspectiva y una sensacional forma de terminar este ranking.

Imagen de portada: Infierno en la tormenta

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes