Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

'High Life': Robert Pattinson protagoniza la '2001: Odisea del Espacio' de nuestra generación

'High Life': Robert Pattinson protagoniza la '2001: Odisea del Espacio' de nuestra generación

9 de octubre del 2018
Por Gabriella Botello
Bye, bye, Edward Cullen.

Somos un poco injustos con Robert Pattinson. Y tenemos por qué: después de verlo interpretar a un vampiro con suficiente glitter como para tener título de unicornio honorario, con Síndrome de Estocolmo y Patriarcalitis aguda en Twilight, pues podemos asegurar que es el peor actor de la historia. Pero podemos convenir que nadie sale de la pubertad sin un rasguño y el bueno de Robert viene (intentando) hacer proyectos interesantes. Como High Life, la odisea en el espacio de Edward Cullen.


Seamos compasivos: una vez que escapó con uñas y dientes de la desafortunada franquicia Crepúsculo, Robert viene intentando hacer buena letra. Cosmópolis, Maps to the Stars, La Infancia de un Líder y la unánimemente buena Good Time vienen trayéndonos interpretaciones intensas, cargadas y comprometidas de la mano de la starlet que se arroja al cine independiente. High Life es la condensación de ese esfuerzo y Pattinson arma dupla con Juliette Binoche, Mia Goth o André Benjamin en una cinta imperdible.


El teaser no será demasiado explícito, pero sin dudas genera curiosidad. Según cuenta la sinopsis, High Life nos arroja más allá de nuestro sistema solar en una nave que lleva a bordo a una tripulación de presos. Estos convictos del espacio están condenados a muerte, por lo que servirán de conejitos de indias para ver qué ocurre en el agujero negro más cercano a la Tierra. En la cinta, descollan un Robert Pattinson furiosamente célibe, y una Juliette Binoche gigante como científica con un pasado oscuro.


La premisa, sin dudas, es intrigante y propio del cine abstracto y altamente sensorial de la directora Claire Denis. High Life es una maravilla hermética preñada de significados que parecería tan kubrikiana como formalista rusa, casi a lo Tarkovski. Hay una sublimación de la biología de lo más interesante que se come la película, que de acuerdo a la crítica, es “hipnótica, voraz, por invasiva y reveladora en el más amplio y mejor de los sentido.

Y todo augura que estamos ante la 2001: Odisea del Espacio de nuestra era en un universo fetichista y claramente retorcido. Pero donde 2001 es puro apocalipsis multicolor y profecía optimista autocumplidora, High Life parecería moldear metáforas muchísimo más profundas y diseña una fantasía atroz.Imagen de portada: Wild Bunch.

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes