Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Crítica a ‘Roma’, un homenaje a los amores de Alfonso Cuarón

Crítica a ‘Roma’, un homenaje a los amores de Alfonso Cuarón

14 de diciembre del 2018
Por Lorena Carbajal
La última película del director mexicano alcanza nivel de obra maestra.

La niñez es la etapa más importante en el desarrollo humano. Cuando niños, somos como una efigie que se va esculpiendo de a pocos a imagen y semejanza de nuestros padres. Aprendemos valores y reglas, imitamos comportamientos y actitudes, y, además, recibimos el afecto que va a cimentar nuestra salud emocional por el resto de nuestras vidas. Pero, ¿qué ocurre cuando tenemos padres ausentes? ¿Quién se convierte entonces en la figura que nos sirve de guía? En Roma, Alfonso Cuarón nos invita a presenciar el emotivo homenaje que le rinde a la mujer que hizo de madre sustituta y se desvivió por cuidarlo: su “nana” Cleo, interpretada notablemente por la debutante Yalitza Aparicio.

El film, ambientado en una Ciudad de México fragmentada por los diversos problemas sociales que ocurren a inicios de la década del 70, desarrolla su historia en el barrio que da nombre a la película, donde familias adineradas residen en casas enrejadas que los protegen del tumulto y la convulsión de allá fuera. Cleo, encargada de las labores domésticas de una de esas familias, es el eje principal de la película. Es ella el bastión que sostiene al clan de cuatro hijos y una angustiada madre en proceso de separación. De día, levanta y cambia a los niños para ir al colegio; de tarde, limpia incansablemente el hogar; y de noche, acuesta a los pequeños con el amor y paciencia que solo una madre podría tener.

Aunque somos testigos del marcado choque socioeconómico entre ambos, la visión satírica de la clase media alta que Cuarón le imprime a la película no es lo más sobresaliente. Cuando ‘Roma’ pasa a narrar el lado personal de Cleo, ese que existe fuera de aquel caserón enrejado, nos introducimos a un apabullante y doloroso submundo que tenemos que observar con detenimiento. La carga de información es tal que cada detalle importa. Un recorrido de la protagonista, una mirada, el exterior de un cine. La puesta en escena de los exteriores es igual de fastuosa que el sosiego que muestra Cleo ante una noticia inesperada. Estamos frente a una sobreexposición de imágenes en movimiento que nos acarician la vista y nos desconciertan a la vez.

Crédito: Netflix

Crédito: Netflix

Es inevitable alabar el extraordinario trabajo de dirección, pero de igual forma se tiene que elogiar la ejecución de un guion que estremece y que llega a conectar todas las piezas de una especie de rompecabezas social. La vida de Cleo está tan revuelta como la de su “patrona” y la de la sociedad en la que vive. En uno de los momentos más álgidos de ‘Roma’, Cuarón nos recuerda la terrible Masacre de Corpus Christi (mejor conocida como El Halconazo), perpetrada por un grupo paramilitar contra unos estudiantes que manifestaban pacíficamente. Uno de los capítulos más cruentos de la historia contemporánea de México regresa a nuestra memoria y sacude tanto a los personajes como a nosotros, simples espectadores.

Casi 50 años después, el director mexicano hurga en sus recuerdos de primera infancia para celebrar los sacrificios de Cleo (el nombre de la mujer real es Libo), y a la vez se desnuda a sí mismo en un proyecto autobiográfico que, sin duda alguna, tiene su nombre y apellido labrados con cincel en cada escena. Es necesario anotar que no estamos ante una historia con misterios por resolver o culpables por juzgar. Tampoco se debe ver esta película con la expectativa de un melodrama que apela al llanto y a la miseria humana. ‘Roma’ es la visión de una mujer que vive injusticias, que sufre y se lamenta en silencio, pero que, pese a todo, marcó con un amor incondicional al realizador. Un amor que posiblemente nunca lo hubiera obtenido ni de su propia madre.


(Imagen de portada: Netflix)




Do you want to go to www.fandango.com? No Yes