Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Crítica a ‘La casa con un reloj en sus paredes’: Eli Roth ahora quiere asustar a los niños

Crítica a ‘La casa con un reloj en sus paredes’: Eli Roth ahora quiere asustar a los niños

17 de setiembre del 2018
Por Cristhian Manzanares
Fantasía, magia, y ocultismo en esta adaptación del libro infantil

Teniendo en cuenta que ‘La casa con un reloj en sus paredes’ es dirigida por Eli Roth (quien años atrás nos entregara nuevos clásicos del horror como 'La cabaña del miedo' y 'Hostel'), con el guion escrito por Eric Kripke (el creador de la serie ‘Supernatural’), adaptando el libro infantil homónimo de John Bellairs y Edward Gorey publicado en 1973, podíamos esperar un cuota de sustos y entretenimiento armónicamente dosificada para este estreno, considerando su "público objetivo".




La historia nos relata los sucesos acaecidos a mediados de los años 50 con Lewis Barnavelt (sobresaliente Owen Vaccaro), un niño de 10 años que luego de perder a sus padres en un accidente, debe ir a vivir con su tío brujo Jonathan, cuya vieja casa oculta precisamente lo que el título indica. Mientras Jonathan no sabe dónde está escondido ese reloj, Lewis se entera que su tío es un hechicero, y quiere convertirse en uno. Aunque es la primera vez en mucho tiempo en que se vuelven a ver las caras, adquieren un sentimiento de confianza y compañerismo que se transmite muy bien en la pantalla.

Jack Black como el tío de Lewis se nos hace muy familiar, y quizás haya encontrado ya una nueva veta actoral en papeles relacionados a la vida paternal (lo cual nos hace reflexionar sobre lo no tan jóvenes que somos algunos). También entra en escena la hechicera siempre vestida de púrpura Florence Zimmerman, personificada con distinción por Cate Blanchett, quien servirá de apoyo vital para los acontecimientos que sobrevendrán más adelante. Lewis además de llegar a un nuevo hogar, también debe estudiar en un nuevo colegio, y como todo “bicho raro” (¿quién va al colegio con gafas de aviador?), tiene el deseo de encajar y hacer nuevos amigos (al menos, de su edad) como dé lugar.

La trama se desata –no hay que ser brujo para saberlo– cuando Lewis decide desobedecer a su tío y hacer esa única cosa que tenía prohibido realizar para lograr este cometido. Ahí es cuando la muñeca de Roth nos guía hacia rumbos algo más aterradores, lo que involucra necromancia, y alguno que otro efecto especial que podría ponerle la piel de gallina a algún niño o adulto sensible. Eso sí, nos hubiera gustado más participación en la acción de su amigo sillón.



Si bien es cierto, ‘La casa con un reloj…’ está dotada con elementos que desean mostrarla espeluznante, la cinta mantiene un halo luminoso como para evitar hundirse en ambientes lóbregos, algo que caracteriza a este tipo de producciones (en comparación, por ejemplo, la casa de la cinta animada ‘Monster House, La Casa de los Sustos’ es terrorífica). Quizás Roth no quiso descarrillarse del espíritu original del libro, y aunque por momentos la oscuro llega a rodearnos, la balanza termina inclinándose hacia un corolario de dulzura y extraño humor que encaja bien con su audiencia.

‘La casa con un reloj en sus paredes’ oculta durante varios minutos aquel reloj irritante, pero no esconde grandes sorpresas, y en todo caso, es agradable ver cómo Roth y el elenco se las ingenian para hacer de las situaciones obvias lo suficientemente entretenidas para no despegar tu mirada del ecran. Sería raro no ver una o más secuelas de Lewis (con algo más de sapiencia mágica), su tío hechicero y su amiga bruja. Al menos, hay libros que soporten esta posibilidad.

Calificación: 72/100

'La casa con un reloj en sus paredes' (Título original: The house with a clock in its walls)

de Eli Roth

USA, 2018 – 105 minutos

(Imagen de portada: UIP)


Do you want to go to www.fandango.com? No Yes