Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

¡Polémico! La exrepresentante de Rose McGowan se suicida y su familia culpa a Weinstein y a la actriz

¡Polémico! La exrepresentante de Rose McGowan se suicida y su familia culpa a Weinstein y a la actriz

9 de febrero del 2018
Por Gabriella Botello
Jill Messick se quitó la vida el miércoles

Rose McGowan está acostumbrada a ser el ojo de la tormenta. La actriz, en capacidad de masa crítica detrás del movimiento #MeToo, generó la reacción en cadena que bajó al titán Harvey Weinstein de su autoproclamado trono hollywoodense cuando acusó al productor de haber abusado sexualmente de ella. La controversial denuncia envalentonó a una horda de mujeres y apuró la creación de Time's Up y de las organizaciones feministas contra la violencia sexual en los ámbitos laborales. Además de agarrárselas personalmente con Meryl Streep, la actriz no se detiene en su lucha por justicia. Pero no todo son victorias. De hecho, el miércoles 7 de febrero Jill Messick, ex representante de la actriz , decidió quitarse la vida. y su familia acusa a McGowan de empujarla a la terrible decisión.

Según explicaron los familiares en una declaración oficial, Messick habría quedado devastada después de que el abogado de Harvey Weinstein publicase un correo electrónico en el que la representante aparentaba defender al ex magnate del cine. Las acusaciones del abogado también han reflejaron a McGowan, que culpan por hacer "acusaciones e insinuaciones inexactas" contra Messick..

Vamos por partes. De acuerdo a lo que denunció McGowan, Weinstein habría abusado de ella en 1997 y la actriz informó a su representante de los hechos. De acuerdo a la familia de Messick, la PR informó inmediatamente del presunto asalto a sus jefes, que dijeron que "manejarían la situación". Los jefes de Messick, McGowan y Weinstein habrían negociado el infame acuerdo de confidencialidad que salió a la luz en el primer artículo de New York Times, publicado en octubre del año pasado.

Después, en su libro autobiográfico, McGowan arremetió contra Messick, detalló que le había contado que Weinstein la había violado y que ella no hizo nada, además de agregar que fue ella quien organizó la ahora tristemente célebre reunión entre McGowan y Weinstein en el Festival de Sundance donde el productor habría violado a la actriz en un jacuzzi. "Ella nunca supo ningún detalle hasta hace poco, cuando Rose decidió hacerlos públicos", afirmó la familia en un comunicado oficial.

En ese contexto, McGowan inculpó a Messick de se parte del encubrimiento que habría habilitado al productor a abusar de más mujeres. "En los últimos meses, muchas mujeres han presentado acusaciones contra Harvey Weinstein, incluida Rose McGowan, que ha hablado repetidamente con la prensa, poniéndose en contra no solo de su presunto atacante, sino de muchos otros", afirmó la familia de Messick en el comunicado oficial. "Una de ellas fue Jill, que optó por permanecer en silencio frente a las calumniosas declaraciones de Rose en su contra por temor a socavar a las muchas personas que se presentaron en la verdad", agregaron.

Messick, que sufría un trastorno bipolar, "optó por no aumentar el frenesí de la alimentación, permitiendo que su nombre y su reputación se ensuciasen a pesar de no haber hecho nada malo. Nunca eligió ser una figura pública, esa elección le fue arrebatada ... Ella se convirtió en daño colateral en una historia ya horrible". Y eso es lo que habría empujado a la representante a quitarse la vida el pasado 7 de febrero.

"Ver su nombre en los titulares una y otra vez, como parte del intento de una persona de obtener más atención por su causa personal, junto con el desesperado intento de Harvey de reivindicarse a sí mismo, fue devastador para ella", afirmaron en la taxativa declaración que recogió The Hollywood Reporter.

"Rompió a Jill, que estaba empezando a volver a encarrilar su vida. Lo que hace que las acusaciones e insinuaciones inexactas de Rose contra Jill sean irónicas fue que ella fue la primera persona que se puso de pie en nombre de Rose y alertó a sus jefes sobre la horrible experiencia que Rose sufrió. Hace veinte años, cuando era una persona muy joven en la jerarquía de una empresa de gestión, Jill demostró su integridad al hacer lo correcto: levantó la bandera roja con los directivos de su empresa. Ante el comportamiento inadecuado, Jill se encargó del asunto", sentenció la familia.

(Imagen de Portada: FOtomontaje de Fandnago)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes