Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

¡Sh! Emily Blunt explica la importancia del lenguaje de señas en 'Un Lugar en Silecio'

¡Sh! Emily Blunt explica la importancia del lenguaje de señas en 'Un Lugar en Silecio'

18 de abril del 2018
Por Gabriella Botello
La película de John Krasinski es un éxito...¡Porque todo el reparto aprendió lenguaje de señas para la película!

John Krasinski bien podría ser la revelación del año. Y eso que acaba de comenzar. Un lugar en silencio, la creación de silencio y tensión que dirige, produce y protagoniza, se aseguró la terna en las nominaciones extraoficiales a la película de terror del año. Su aterrador ejercicio de terror sobrenatural -sí, prácticamente sin diálogo- pisa fuerte en la taquilla, la crítica y la audiencia; y nos enmudece con su original premisa al punto de literal. Es que las actuaciones fueron trabajadas con el lenguaje de señas como parte vital de la construcción del personaje.



Rebobinemos. En A Quiet Place el título es autoprofético y el silencio, protagonista. La película opera sobre el mutismo como piedra angular del relato, y lo utiliza como recurso en la trama de supervivencia familiar de los Abbott. La familia protagónica se encuentra ante el silencio total cuando unas misteriosas criaturas que responden únicamente al sonido invaden su mundo y la dupla paterna (el propio Krasinski y su esposa en la vida real Emily Blunt) protege a los 3 hijos de la distopía monstruosa sin mediar palabra… Obviamente, el lenguaje de señas es la forma de comunicación más lógica para los cinco Abbotts -y la que vemos lucirse con agónica precisión durante todo el metraje.


De más decir que el silencio, más que operación narrativa, es una pieza fundamental del relato al punto en el que el reparto íntegro debió aprender lenguaje de señas para construir a sus personajes con la verosimilitud necesaria para representar el agudo extremo que atraviesan en A Quiet Place. Claro, a excepción de Millicent Simmonds, que interpreta a Regan, y es sorda desde pequeña.

Sin dudas, esta limitación funcionó como una desafiante arista a la hora de trabajar sobre la actuación. Y Emily Blunt explicó perfectamente por qué. "Me pareció muy interesante descubrir que, en realidad, hablar con señas debería ser una extensión de tu personalidad", señaló la actriz.


"Así que, en lo relativo a nuestros personajes, el experto en el set nos animó a pensar cómo se expresarían con lengua de signos. Lee, el personaje de John, es muy austero a la hora de hacer signos. Y Evelyn es muy cariñosa, como educando a sus hijos, y quiere crear un ambiente de comodidad y humor en su vida, que es algo que se traduce en su forma de hacer signos. Y Milli tiene esta increíble naturaleza desafiante… Estuvo muy bien captar los detalles en todo eso, los matices y la personalidad que conllevan", aseguró. Y ciertamente tiene razón.

El éxito de la película definitivamente descansa sobre las cuidadosas actuaciones que llenan de realismo la historia. Por ende, no es sorpresa que lleve recaudados más de 154 millones de dólares ante unos meros 17 millones de presupuesto. Krasinski, como tal, se lleva nuestros aplausos ante las acertadas decisiones directoriales que empujan a la historia a extremos que jamás habíamos imaginados.

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes