Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

La inesperada conexión entre 'La Maldición de Hill House' y '12 Horas para Sobrevivir'

La inesperada conexión entre 'La Maldición de Hill House' y '12 Horas para Sobrevivir'

1 de noviembre del 2018
Por Gabriella Botello
La serie del momento y una de las franquicias más taquilleras tienen más que ver que lo que piensas.

Quedan pocas dudas de que La Maldición de Hill House, el trip psico-aterrador de Netflix, es el fenómeno streaming del momento. La genialidad de la serie no sólo depende de la brillantez de la adaptación, la jugada puesta de cámara, y la sólida narrativa que apuesta al horror psicológico: se apoya sobre la brillante obra de Shirley Jackson. Lo que nadie esperaba es que la nueva serie del momento tenga una inesperada conexión con La Purga, la saga de la brutalidad de una noche donde vale todo.


Vamos por partes. Jackson publicó The Haunting of Hill House en 1959 y se consagró de inmediato como la madre de la novela gótico-clásico-paranormal norteamericana. La novela del grupo de investigadores en su paso por un leviatán maldito de casa habitada por espíritus es una de las obras cumbres del género y hasta se la coronó como la mejor novela sobre casas embrujadas.


Netflix se sube a la ola de adaptaciones de clásicos del terror con una vuelta de tuerca y toma el tropos original de Jackson manteniendo el espíritu de la obra, pero ajustando las tuercas narrativas. La Maldición de Hill House versión streaming honra a Shirley hasta dándole una homónima mientras, paralelamente, se aleja (bastante) del material de origen. Lo que nadie puede dudar es que la serie capta la perturbadora vibración paranormal con su baño de cotidianeidad que es la marca registrada de Jackson…

Pero no es la primera historia de Jackson en ser adaptada a la pantalla. De hecho, La Lotería, el inquietante y polémico cuento que con meras 8 páginas logró escandalizar a toda la sociedad neoyorkina de 1948, bien parecería ser el alma mater de The Purge, la distópica franquicia del brote asesino anual sin consecuencias. Es que La Lotería es un condensado relato de los límites siniestros de la mentalidad de la masa y de qué tanto una sociedad. Algo así como lo que vemos, llevado al límite, en la saga de la Expiación.

Theo Craine, de 'La Maldición de Hill House', leyendo 'La Lotería', de Shirley Jackson. Crédito: Netflix.

Theo Craine, de 'La Maldición de Hill House', leyendo 'La Lotería', de Shirley Jackson. Crédito: Netflix.



La historia de Jackson es bastante simple. El 27 de junio, los residentes de una pequeña aldea se reúnen para el rito anual conocido como “la lotería”, un ritual que año a año asegura una buena cosecha para los habitantes. Adultos y niños se acercan al centro del pueblo con los bolsillos llenos de piedras. Con todos reunidos, arranca la lotería: los cabecillas familiares sacan nombres de una misteriosa caja negra, que, en tres rondas, se reduce a un elegido. ¿Su premio? Ser apedreado hasta la muerte por todo el resto del pueblo en un supersticioso y violento sacrificio ritual.


Obviamente, todos enloquecieron con el relato y fue tal la verosimilitud de Jackson que muchos de los lectores del New Yorker pensaron que, en efecto, se trataba de una tradición vigente. De hecho, y durante doce semanas, Jackson recibió al menos una decena de cartas al día vilipendiando a la autora y a su obra… Y muchos más exigiendo saber más para poder ir a ver esta lotería. Pocos supieron ver que La Lotería era una metáfora crítica a las masas y el nivel de absurda violencia que acarrea el acatar órdenes (algo que sí entendieron desde la Unión Soviética, donde el cuento fue proscripto inmediatamente).

Explicar qué había intentando decir la historia es muy difícil. Supongo que esperaba que, al escenificar un antiguo rito particularmente brutal en un tiempo presente y hasta en mi propio pueblo, podría escandalizar a los lectores con una dramatización gráfica de la violencia sin sentido y la inhumanidad en general en sus propias vidas”, dijo Jackson, cuyo trabajo estuvo signado por las heridas de la Segunda Guerra Mundial y de la Bomba Nuclear, al respecto.


El tropos del asesinato legalizado y experimentos de sadismo desbandado es algo que se repite al dedillo en The Purge, una metáfora de nuestro actual tiempos sociopolítico. La única diferencia es que, en lugar de ambientarla en un pequeño pueblo, 12 Horas Para Sobrevivir lo ambienta en toda una nación con la necesidad de, legaliza, instaura, defiende y practica la brutalidad de un brote asesino anual.

Jackson, pues, es la inspiración para ambos relatos que -con sus desviaciones- adaptan la perturbadora cotidianeidad, la ambientación distópica, y la normalización de la violencia y el trauma que general. Sus mundos ficcionales, su capacidad para crear una tensión demoledora, y su habilidad para el horror psicológico que inquieta hasta lo profundo son, sin dudas, la nueva gallinita de huevos de oro para el cine y la televisión.


Imagen de portada: Fotomontaje de Fandango con imágenes de Netflix y de 'The Purge'.

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes