Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

El Joker de Joaquin Phoenix ya es mejor que el de Jared Leto

24 de setiembre del 2018
Por Gabriella Botello
Y te contamos por qué.

Preguntas clave: ¿cómo te desprendes de Cesar Romero? ¿Cómo haces para llenar los gigantes zapatos de payaso de Jack Nicholson?¿Cómo rebooteas al personaje que, signado por la fatalidad farandulizada, eyectó a Heath Ledger al estrellato batmánico? ¿Cómo le das voz a quien Mark Hamill ya convirtió en una leyenda? Respuesta: pues no lo haces. Y ese es precisamente el salto cuántico que el Joker necesitaba.


La revelación oficial de Arthur de Joaquin Phoenix nos hizo delirar del hype y puso a todas las lenguas de la industria a especular qué diantres está haciendo Todd Phillips con la origin story del payaso anarcodemencial. Y si algo nos confirma es que la nueva Joker encara un viaje de ida creando un personaje lo bastante único como para desprenderse de toda interpretación previa.


La decisión sin dudas tiene sentido. Después del trauma reciente de Suicide Squad y el rechazo eyectivo del fandom de Jared Leto,, no nos sorprende que Phillips esté intentando algo completamente nuevo. Y no es el único motivo: es que con un personaje tan icónico, definitivamente no queda otra salida que pensar afuera de la caja.

De ahí que nos encontremos con un rediseño radical del personaje que en nada se parece a lo que vimos con Romero, Nicholson, Ledger y Leto en los retratos anteriores del Guasón. Es que si bien cada uno se veía absolutamente único, todos eran una clara destilación del personaje de historietas que conocimos en el cómic.

Phoenix no tiene absolutamente nada que ver con esos esfuerzos previos. De hecho, nos recuerda más al asesino serial John Wayne Gacy que a cualquier otra cosa. Aplicado desprolijamente, nos evoca más al trazo de alguien desequilibrado que a la cuidadosa puesta en escena que vimos tanto con Leto como con Nicholson. Y, al desprenderse tantísimo del imaginario visual y la paleta de colores a la que estamos habituados, el primer clip de Joaquin en personaje no nos deja ninguna duda de que estamos delante del Joker.


Para empezar, el clip es sumamente atmosférico. De fondo, suena The Man Who Laughs (la letra dice: “Debería reírme, pero lloro). Sobre, Arthur se proyecta la forma final del Joker . Ya nos muestra la profunda psicosis y transformación del personaje: de ese ser interno que se vuelve externo a fuerza de la locura. El sentido sólo se cementa cuando aumenta la frecuencia de las exposiciones hasta que finalmente se convierte en la versión maquillada del Joker, en eso que burbujeaba en el fondo.

Bastaron tres segundos para notar que el actor consiguió capturar los aterradores y sutiles manierismos que hacen al Guasón uno de los personajes más relevantes de la cultura popular. Su performance de sonrisa y risa se deforma y culmina en una expresión estática que asusta. Basta un pequeño movimiento de ceja para comunicar todo el fatalismo y locura que se avecina. Es siniestro.

Para ser absolutamente sinceros, esa tormenta interna cubierta de maquillaje que es Phoenix ya es muchísimo mejor de lo que vimos con Leto. El gángster tatuado, sumamente prolijo, con dientes de aluminio, y vestido a la moda que vimos con todo y un tatuaje diciendo “Dañado” parecía más un intento para ser chocantes/actuales que de verdad intentar comunicar qué era lo que ocurría con el personaje. Y, si debemos ser francos, parecería que quien sea que haya diseñado los tatuajes de Leto no tenía demasiada idea de nada del personaje.


Pero como si el look divisivo fuera poco, lo que ocurrió con el Joker de Leto tuvo más que ver con los apurones del estudio a la hora de encarar Suicide Squad, las fallas del director David Ayer, las de la Warner Bros, y las tomas que quedaron en el suelo del cuarto de edición. No es que haya sido mala: la performance de Leto fue única, individual, y absolutamente demencial. De hecho, la actuación de Jared fue poco más que un cameo glorificado y poco contundente en términos narrativos.

Por más que dure menos de medio minuto, el pequeño teaser de Phoenix en el papel nos regala una visión mucho más profunda del personaje que verle asesinar a un mafioso en un club porque estaba mirando a su novia.

A ello, se le suma un hecho vital. Leto encaró la primera representación del Joker después de la muerte de Heath Ledger, interpretación que dejó un cráter en la mitología del UEDC. Incluso si Suicide Squad no hubiera estado entre las peorísimas películas del 2016, la comparación con la mística heathariana seguramente nos hubiese impedido disfrutar de Leto.


Ante todo, el primer vistazo al Joker nos confirma en meros 30 segundos de qué va a ir la historia. Y es lo que siempre quisimos saber: ¿por qué el Guasón es -en esencia- el Guasón? A una prudencial distancia de una década de The Dark Knight que nos marcó, esperamos poder tener otro mad love con un nuevo Joker.



Imagen de portada: Fotomontaje de Fandango con imágenes de Warner Bros. y del Instagram de Todd Phillips.

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes