Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Niños actores que no pudieron ver sus propias películas chicos buenos kick ass

Niños actores que no pudieron ver sus propias películas

4 de octubre del 2019
Por Gabriella Botello
Las reglas son reglas, nos gusten o no.

Todos (sí, todos, no nos miren así) en algún momento intentamos fraguar nuestros documentos de identidad en Windows Paint para ir a discotecas, comprar alcohol (y no, FBI, esto no es confesión de un crimen) y, más importantemente, entrar al cine sin acompañamiento de un padre/madre/tutor mayor de edad.


Y si bien nos delataba el pésimo Photoshop, nuestra cara de bebé y actitud nerviosa, lo cierto es que, al menos en el cine las reglas siempre fueron claras: para toda película con lenguaje soez, escenas subidas de tono, violencia desmedida, o incluso uso de estupefacientes, los menores deben entrar acompañados de sus padres. Y sí: eso incluye también a los protagonistas que pudieran tener menos de 13, 16 o 18 años.


Pues, por el lado bueno, eres un niño actor que acaba de estrenar su película cumpliendo el sueño de millones de chicos alrededor del mundo… Y por el lado malo malísimo, no puedes ir a verla en pantalla grande. En el cine y en la vida, siempre hay una de cal y una de arena, y para los child actors en particular, ese axioma parecería englobar la experiencia de una premiere. Por eso, en Fandango reunimos cinco exitazos de la taquilla cuyos protagonistas no pudieron sentarse en la butaca para experimentar la cinta.

CHICOS BUENOS

Literalmente, esta Supercool con prepúberes es una cinta tan pero tan gamberra que sus protagonistas Jacob Tremblay, Brady Noon y Keith L. Williams no puden ir a verla al cine. Si bien son niños que interpretan a niños (Tremblay y Williams tienen 12 años, Noon tiene 13), Good Boys es un coming of age al mundo adulto con todo y drogas, persecuciones policiales, iniciaciones sexuales con peculiares juguetes sexuales, pornografía en línea, uso ilegal de drones, groserías a mansalva, vulgaridades variopintas y chistes inmaduros (sin ser brutalmente ofensivos, claro) que sólo Seth Rogen nos puede traer.


KICK-ASS

Ya sólo el título era una palabra que Chloe Grace Moretz, entonces de 13 años, ni siquiera podía usar en su casa (de hecho, su mamá le dio un permiso especial para blasfemar todo lo que requería el guión) Pero Hit-Girl, la protagonista de Kick Ass, era otro asunto: la lengua pérfida de la sicario en miniatura es el menor de los problemas. La nena corta las piernas de las personas y dispara balas a través de la mejilla de un hombre, pero el público parecería haberse escandalizado más con el uso de cierta palabra de cuatro letras en inglés. Así y todo, Moretz aseguró que "Si dijera una decimosexta de las palabras que digo en la película, estaría segura por el resto de mi vida con seguridad".


Algo similar le pasó a Chloe con Carrie, el remake del clásico del horror, que tenía sólo 15 años cuando inició el rodaje. La cinta había sido clasificada como R por por violencia sangrienta, imágenes perturbadoras, lenguaje y algún contenido sexual, con lo que Moretz volvió a quedarse afuera del estreno.

IT

Ya sabemos: el corazón de It es el Losers’ Club pero Sophia Lillis, Finn Wolfhard, Jaden Martell, Chosen Jacobs, Jack Dylan Grazer, Jeremy Ray Taylor; y Wyatt Oleff eran demasiado peques para ver en acción el tifón de taquilla que fue esta adaptación de Stephen King. Así y todo, como fueron una parte tan integral del tan esperado horror, el director Andy Muschietti les mostró una corte especial al final del proceso de filmación.


"Cuando estábamos llegando a nuestras etapas finales de edición, era una versión final aproximada, no todos los efectos estaban allí, pero hicimos algo en Toronto y reunimos al elenco y fue una gran oportunidad para que vieran la película. Se lo mostré a ellos. Las condiciones no fueron buenas porque no obtuvimos un teatro súper bueno, pero al menos vieron de qué se trataba y a todos les encantó. Todos estaban emocionados”, dijo el argentioa Den of Geek.

EL EXORCISTA

La actuación de Linda Blair, de 13 años, como la adolescente poseída Regan MacNeil es fundamental para varias secuencias perturbadoras, obscenas y vulgares y se habló muchísimo de qué tan apropiado era que la menor de edad protagonizara esta cinta. Contrariamente a los rumores de cicatrices psicológicas, las demandas físicas de la escena de levitación siguen teniendo un impacto duradero en la actriz, fracturando su columna vertebral y luego convirtiéndose en escoliosis.

El Exorcista es un clásico del horror y, para 1973, era un enorme tabú que una niña interpretara a un personaje que escenifica una masturbación con una cruz, y de más decir que su clasificación R impidió que Regan fuera al cine. Así y todo, el papel le valió un Globo de Oro y el Premio People's Choice a la Mejor Actriz de Reparto, así como una nominación al Premio de la Academia a la Mejor Actriz de Reparto.

ROMEO Y JULIETA

Esta es bastante chistosa. Olivia Hussey, de 15 años, fue elegida como la Capuleto titular de esta adaptación de Franco Zaffirelli de la obra de Shakespeare siempre llena de sexo, violencia y suicidio… Así y todo, la cinta fue restringida para menores de 18 años por desnudez, con lo que Hussey no pudo ver la cinta… ¡Que contenía su propio desnudo!


TAXI DRIVER

Ya todos sabemos: una mini Jodie Foster de 12 años interpretó a la prostituta infantil Iris en el clásico de Martin Scorsese. De más decir que las escenas subidas de tono fueron completadas por su hermana mayor, Connie, pero aún así se armó muchísimo lío por su participación en la cinta.


HOUNDOG

La cinta de Dakota Fanning tuvo tanta controversia que fue lanzada de manera muy caua. Fanning, de entonces 12 años, actuó en una escena de violación sin doble cuerpo. No hay desnudos en la escena; la escena está muy oscura y solo se muestran la cara y la mano de Fanning. Aún así, varios grupos cristianos afirmaron que la escena violó las leyes de pornografía infantil porque parecía mostrar a un niño en una situación sexual explícita.

Entonces, se investigó desde el Estado y entrevistó a miembros del equipo, productores y a la propia Fanning. Al final, descubrieron que si bien algunas personas podrían encontrar la película "inquietante y desagradable", no había evidencia de que la escena constituía actividad sexual bajo la ley de Carolina del Norte.


(Foto de portada: Universal Pictures)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes