Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

¡Escándalo! Una petición online busca apartar a Casey Affleck de su presentación en los Oscars

¡Escándalo! Una petición online busca apartar a Casey Affleck de su presentación en los Oscars

7 de noviembre del 2017
Por Gabriella Botello
¿Dónde firmamos?

Todo apuntaba a que había salido con la suya (y eso creímos durante algún tiempo). Pero podría ser que no. Las secuelas del Escándalo Weinstein sacudieron los cimientos misóginos más enraízados de Hollywood y, entre la destrucción, ese hombre bien podría tener lo que finalmente merece. Hace casi un año, la revelación de la polémica denuncia sexual bien atentó a quitarle el Óscar que finalmente acopió por su trabajo en Manchester junto al Mar, pero la ristra de denuncias por abuso y acoso que hizo colapsar a la Academia finalmente parecería haber sumado la bastante masa crítica. De allí, lo inevitable: una petición online aboga por que Casey Affleck, que conduciría la ceremonia de los Premios Óscar 2018, sea apartado del honor que planea conferirle la Academia de Hollywood. Y esperamos que así sea. Es que sí, Casey: finalmente cosecharás lo que sembraste.

No una. Dos. La dupla de petitions en línea que bregan por la desvinculación de Affleck jr (y que puedes encontrar aquí y aquí) ya han logrado el éxito de más de 20 mil firmantes cada una en los sitios Change.Org y The Petition Site. Las peticiones piden claramente que Casey no entregue el premio a Mejor Actriz en la próxima entrega del galadrón que, tradicionalmente, es dado por quien se llevó el premio a Mejor Actor el año anterior. Y hay razones lo bastante contudentes como para romper con la tradición.

Los motivo son claros y se vinculan al primer problema que Casey tuvo con los Óscar en el último año. Las denuncias por acoso sexual salieron del clóset con el estrellato y la nominación al premio que le vailó Manchester by the Sea: entonces resurgieron las dos acusaciones realizadas por Amanda White y Malena Gorka, la coproductora y directora de fotografía de I’m Not There -el documental apócrifo que dirigió junto a Joaquin Pheonix en 2008. Si bien Affleck rechazó ambas denuncias, el actor pactó por fuera de la corte para mantener silenciadas a sus dos excompañeras, de las que habría abusado verbal y sexualmente. En la vera de su campaña por el Premio Mayor, corrió el riesgo de no ganarlo en lo absoluto. Finalmente, la condena de Hollywood quedó vetusta y Affleck se llevó el premio a casa con una explicación muy somera en la revista Variety.

Lo aterrador es que no desentona con la tendencia. Roman Polanksi, en efecto encarcelado por la violación de Samantha Geimer, de entonces 13 años, en 1977, no solo escapó de prisión y quedó en fuga, sino que efectivamente ganó el premio a Mejor Director por El Pianista en 2004. Actualmente, detenta tres denuncias por abuso sexual sin consecuencias.

El caso es similar al de Woody Allen, cuyas alegaciones de abuso sexual no solo lo ligaron en 1992 a su Soon-Yi Previn, entonces de 19 años, sino que también se extendieron en 2014 con la denuncia de su otra hija adoptiva Dylan Farrow. La carta abierta de Farrow poco hizo para descarrilar la carrera del actor, que sigue trabajando con actrices jóvenes e, incluso, ganó el Óscar como mejor guionista por Medianoche en París.

La Academia que premia con su reconocimiento mayor a los abusadores sexuales que la componen ha sido una triste tendencia de las últimas décadas, lo que en definitiva se trata de una legitimación en la que un abuso no impide el éxito, que la cosificación de la mujer es natural, y que la cultura de la violación es cotidiana. Si el crimen no paga, la aterradora violencia sexual de Hollywood jamás va a detenerse y sin censurar esas actitudes, jamás podrá esperarse un cambio profundo en el paradigma hollywoodense. La petición para que Affleck (que si bien no ha sido condenado, ha sido acusado por abuso sexual) sea apartado de los Premios es una lección no solo para el resto de las estrellas, sino para todo el mundo. Después de todo, ¿cómo podemos erradicar la violencia sexual que asola al planeta si nuestros referentes más reconocibles pueden salirse con la suya de un crimen, incluso cuando éste ha sido demostrado?

Sea cual sea el caso e independientemente de si Affleck es efectivamente desvinculado de los Óscar, finalmente parece que la Academia en general y Hollywood en particular están aprendiendo. Con Harvey Weinstein apartado de la Academia, la cancelación de House of Cards seguida a las denuncias contra Kevin Spacey, la suspensión de la bipoic de Hugh Henfer tras la denuncia al director Brett Ratner, finalmente parecería que la Justicia podría estar a la orden del día... Corre, Casey, corre bien lejos.

(Imagen de Portada: The Motion Picture Academy)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes