Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Crítica a 'El Vicepresidente' y el secreto mejor guardado de la Casa Blanca

Crítica a 'El Vicepresidente' y el secreto mejor guardado de la Casa Blanca

20 de febrero del 2019
Por Francis Saldaña
Christian Bale en una nueva transformación que le ha merecido una nominación al Óscar.

Adam Mckay es el cerebro detrás de la exitosa cinta del 2015 ‘La gran apuesta’. Ahora, le demuestra nuevamente a Hollywood que lo suyo es hacer política en el cine. ‘El vicepresidente’ es la nueva cinta del director protagonizada por un Christian Bale que, como suele tenernos acostumbrados, interpreta de manera exquisita al más poderoso vicepresidente que ha tenido hasta ahora los Estados Unidos, Dick Cheney.


Comencemos por el principio, la cinta está basada en el antes, durante –sobre todo– y después de la vida política de Cheney alternando episodios de su vida privada que son presentados de la mano de su leal esposa Lynne Cheney, interpretada por Amy Adams. La historia de este hombre que terminó siendo expulsado de Yale, casi abandonado por su esposa, y el principal precursor de la guerra en Irak; llega a la pantalla grande para develar oscuros secretos de la Casa Blanca.

Bale hizo muy bien su tarea, más allá de sentir empatía –al principio– y rechazo –al final– por su personaje, el actor ha conseguido una interpretación merecedora de su nominación a Mejor actor en los próximos premios de la Academia. El actor tuvo que aumentar a su dieta varios carbohidratos para conseguir el aspecto del actual Dick Cheney. Además, el equipo de maquillaje hizo lo suyo envejeciéndolo de acuerdo al espacio temporal en el que se dirige la cinta.

Al principio, vemos a un Cheney mediocre, sin aspiraciones en la vida más que emborracharse y ser atrapado por la policía. Pero su esposa lo pone en vereda dándole el empujón/ultimátum que necesitaba para desempolvar toda esa astucia que llevaba guardada por años. Su ascenso a las altas esferas de la política estadounidense llegó gracias a que supo mover muy bien las piezas de su propio ajedrez y tuvo a su lado a una mujer que alimentó constantemente su hambre de poder.

el vicepresidente Christian Bale

Fuente: Star Films

Su paso por los gobiernos de Nixon y Ford lo prepararon para lo que sería una de las épocas más oscuras de los Estados Unidos del nuevo milenio. Cuando recibió aquella llamada que cambiaría su vida para siempre, supo lo que tenía que hacer. Sorprendentemente, el presidente George W. Bush, interpretado por Sam Rockwell, se convirtió en una lamentable y penosa consecuencia de Cheney en su camino al poder.

La cinta nos muestra el terrible episodio del ataque a las torres gemelas y las decisiones posteriores que el Ejecutivo tomaría para contrarrestar la amenaza terrorista. El público tiene claro el discurso que en la política todo está permitido, pero cuando verdades como las que nos muestra el director Adam Mckay salen a la luz, es imposible no dejar de asombrarse.

el vicepresidente Christian Bale

Fuente: Star Films

El narrador de la historia es el actor Jesse Plemons, pero que también aparece en escena con un personaje. Nos deja claro desde el principio que existe una relación entre él y Dick Cheney, pero no sabemos de qué tipo sino hasta el final de la cinta, una intriga que el director supo manejar muy bien. En varios momentos de la película se rompe la cuarta pared y se hace aún más claro en el discurso final del vicepresidente en una entrevista televisada.

El drama político está nominado a Mejor película, director, actor, actor y actriz de reparto y las chances de ganar puede que sean muchas. Recuerda que la ceremonia de los Oscars es este domingo 24 de febrero a partir de las 8pm, hora local.


Portada: Star Films

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes