Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Crítica a ‘Cars 3’, la franquicia llega a la meta con una historia que entretiene.

Crítica a ‘Cars 3’, la franquicia llega a la meta con una historia que entretiene.

15 de junio del 2017
Por Cristhian Manzanares
Pixar ¿cierra? con saldo positivo la historia de los carros con grandes ojos en sus parabrisas.

Cuando ‘Cars’ debutó allá en 2006, el consenso general de la crítica parecía ser que el día en que Pixar no fuera aclamado mundialmente había llegado. De hecho, no se le considera como un fracaso ni mucho menos, pero “no era” ninguna de las ‘Toy Story’, ni mucho menos 'Wall-E' o 'Up', películas que se estrenaron años después, y tuvieron mucho más éxito y recordación. 11 años después de ese debut, esta tercera parte, que seguramente será vista por niños cuyos padres seguramente aún no estaban juntos en esa época, ya podría ser aceptada finalmente como una película “digna” de Pixar.


El argumento de 'Cars 3' es simple y se ha contado miles de veces, no solo en Disney: Lightning McQueen (conocido en español como Rayo) se da cuenta apenas en los primeros minutos de la película que ya no corre como antes, y que su principal amenaza, el debutante Jackson Storm, llegó para quedarse e imponerse, no solo por su actitud sino también por toda la tecnología que emplea para tal empresa, al punto de convencerse por el retiro; sin embargo, gracias a la ayuda de dos personajes claves en esta historia, su nueva entrenadora y el dueño del equipo para el que ahora va a correr, McQueen opta por darse una oportunidad más.

(Foto: Disney Pixar).


Así apreciamos que esta tercera entrega se presenta en su primer acto como el relato de una rivalidad, una versión en cuatro ruedas de ‘Rocky 4’ sin la Guerra Fría ni víctimas fatales; y aunque sabemos que Doc Hudson, el personaje de Paul Newman, ya no está más con nosotros, ese espíritu tiene una peculiar importancia en el desarrollo del resto de la cinta. En efecto, para asumir este nuevo desafío, McQueen conoce a Cruz Ramírez, quien se convertirá en su nueva entrenadora, y es a partir de esta preparación en que la historia se transforma en un relato motivacional sobre las segundas oportunidades, sobre la ruda filosofía del “take it or leave it” apta para menores.

Hay muy buenas escenas en ‘Cars 3’ comenzando por aquella en la que Rayo sufre ese choque que prácticamente lo conmina al retiro, con unos efectos extremadamente realistas (el detalle visual se puede disfrutar desde los afiches promocionales), y una acertada dirección y edición por parte del equipo de Brian Fee; pero también se disfruta mucho gracias a las voces originales. La sempiterna inocencia que transmite Owen Wilson con Rayo está bien complementada por ese ímpetu latino que le impregna Cristela Alonzo a Cruz, mientras que Jackson Storm es interpretado con esa soberbia camuflada típica de quienes subestiman a sus mayores gracias a Armie Hammer.

¿Decir que ‘Cars 3’ es un gran salto respecto a la secuela de 2011 suena a cliché? Tal vez –aunque hay fans, por así decirlo, de aquella segunda entrega– pero nuevamente el “consenso” era que ‘Cars 2’ se perdía en un intento de parecer una película de espías cuando el espíritu de esta franquicia siempre fue el de las pistas de carrera, al cual ahora se suma el de la superación, el empoderamiento femenino y la potencia latina.

La última pregunta que nos hacemos es esta: ¿Se cerrará este “universo” con esta última entrega? Si así fuera, sería la decisión correcta. ‘Cars 3’ no lo grita a los cuatro vientos pero se siente una película hecha para los fans, a la que todo aquel que quiera disfrutar una entretenida película de animación está invitado.

(Imagen de portada: Disney Pixar)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes