Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

caso real asesino niños atlanta mindhunter netflix

Fandango True Crimes: el caso real del asesino de niños de Atlanta detrás de 'Mindhunter'

19 de agosto del 2019
Por Gabriella Botello
La historia real de Wayne Williams, que habría asesinado a 23 niños afroamericanos entre 1979 y 1981.

Hace cuarenta años, los ríos, lotes baldíos, basureros, detrás de casas y debajo de puentes de Atlanta, Georgia, aparecían convulsos con los cuerpos de niños afroamericanos. Fueron tres años de psicosis colectiva en que cualquier niño entre 7 y 17 años podía ser la siguiente víctima de los ATKID, la sigla que el FBI le puso a los Atlanta Child Murders. Los asesinatos de niños entre 1979 y 1981 sembraron el pánico hasta que se capturó a Wayne Williams, condenado en 1982 por el homicidio de dos adultos.


Así y todo, oficialmente el caso del Monstruo de Atlanta sigue sin resolverse… Al menos hasta que llegue Mindhunter, la nueva temporada del caballito de batalla de David Fincher en la pantalla de Netflix que vuelve para perfilar a terribles asesinos seriales este 16 de agosto. La Behavioural Analysis Unit y el socialmente inepto de Holden Ford vuelve a recorrer cárceles con su grabadora cazar mentes y encontrar patrones de comportamiento que resuelvan terribles homicidios… Entre ellos, el del Atlanta Child Murders, uno de los casos que más teasearon en la primera temporada.


Y como en Fandango nos está matando la espera hasta que llegue esta segunda temporada de Mindhunter, decidimos recopilar toda la información de los casos reales que inspirarán la serie que, donde la dejamos, exploraba la lenta degradación de Ford (Jonathan Groff), la profundización sobre el partner Bill Tench (Holt McCallany) y la vida privada de la Dra. Wendy Carr Anna Torv) mientras lidian con la tipificación esperanzadoramente preventiva de asesinos seriales.


NIÑOS DESAPARECIDOS

De acuerdo a la ex agente del FBI Susan E Lloyd, el primer asesinato asociado con los Atlanta Child Murders habría ocurrido en julio de 1979 y su nombre era Edward Hope Smith y tenía catorce años. Tras una semana ausente, su cuerpo apareció el 28 de julio de 1979 en un terreno baldío en el sureste de Atlanta. La causa de muerte: un disparo.

Lo perturbador es que ese mismo día, y no muy lejos del terrible lugar del crimen, también se halló el cuerpo de Alfred James Evans, un niño de trece años, que había sido visto por última vez tres días antes. De acuerdo a las anotaciones de Lloyd, habría sido estrangulado.

Crédito: Wikipedia

Crédito: Wikipedia


Y no fue el único. “Milton Harvey, de catorce años, fue visto por última vez en una bicicleta amarilla el 4 de septiembre de 1979. Su cuerpo fue encontrado el 16 de noviembre de 1979. Un informe de autopsia concluyó que era una causa desconocida de muerte (UCD). La siguiente víctima fue Yusef Ali Bell, de nueve años, quien fue visto por última vez el 21 de octubre de 1979. Su cuerpo fue encontrado más tarde ese mismo día en una escuela vacía; La causa de la muerte fue de estrangulamiento”, detallan los archivos del caso.

Parecía haber un patrón. En los próximos meses, y ya entrados en 1980, aparecerían doce niños más asesinados. En 1981, se descubrieron siete cuerpos más. El modus operandi parecía similar: la causa de muerte común era estrangulamiento y asfixia, a excepción de Smith y de dos niños que habrían sido golpeados.

UN PERFIL LETAL

Aparentemente, Mindhunter es bastante fiel a la realidad y muestra con razonable precisión cómo los agentes de la Unidad de Ciencias del Comportamiento detectan patrones. En el caso de los Asesinatos de Niños de Atlanta, fue el perfilador del FBI Roy Hazelwoo junto con el agente John Douglas quienes desarrollaron un perfil formal de la persona o personas responsables de los asesinatos de niños.


Según explicó Douglas, el asesino serial seguramente era afroamericano porque “una persona blanca no podía viajar fácilmente en vecindarios negros sin crear una gran sospecha. Este elemento era parte del perfil a pesar del hecho de que un asesino en serie afroamericano es inusual ", detalló Lloyd. Douglas también creía que el asesino era de inteligencia promedio o superior a la media que se presentaba como una figura de autoridad.

No fue lo único que pudieron tipificar: de acuerdo a la investigación, el asesino probablemente tuvo cambios frecuentes en el empleo o trabajó por cuenta propia y pudo seguir de cerca la cobertura mediática de los asesinatos. La dupla empezó a trabajar en Atlanta en enero de 1981 y no pasó mucho tiempo hasta que dieron con un perfil que daba en el blanco.

WAYNE WILLIAMS

El primer contacto de la policía con Wayne Williams fue incriminador, cuando menos. El 22 de mayo de 1981, Williams fue detenido por la policía en un puente luego de escuchar un chapoteo en el río. Pese a que Williams negó haber tirado algo por encima de la baranda, dos días después, el cuerpo de un hombre de 27 años fue encontrado en el río y Williams fue el primer sospechoso.


Las requisas en el hogar de Williams fueron contundentes… Y no sólo por los asesinatos de Nathaniel Cater, de 27 años, y Jimmy Ray Payne, de 21 años, por los que eventualmente sería condenado. Es que la evidencia que lo ligaba al caso del Atlanta Child Murders era aún más específica.

Entre los artículos incautados de su casa después de su arresto había "una colcha extragrande de la cama de Williams, que contenía fibras de acetato violeta claro consistentes con las encontradas en dieciocho de las víctimas; pelos de perro blanco con puntas negras del perro de la familia similares a las pelos encontrados en nueve víctimas, y fibras gruesas de alfombra verde amarillenta de la alfombra de pared a pared que tenían las mismas características que las encontradas en trece de las víctimas ", según las anotaciones de Lloyd.

Williams fue condenado oficialmente por los asesinatos de Cater y de Payne con dos sentencias de por vida a ser servidas consecutivamente… Excepto que la policía también lo cree responsable por el asesinato de los 23 niños de Atlanta.

UN PRESENTE INCIERTO

Imagen: ACJ.Com

Imagen: ACJ.Com


Williams negó categóricamente las acusaciones en su contra y, hasta el día de hoy, sigue rechazando la hipótesis de que es el asesino desde la prisión estatal a tres horas de Atlanta en la que está recluido. Y quizá el tiempo demuestre que tiene o no razón: el caso se reabrió en marzo de 2019 gracias al alcalde Keisha Lance Bottoms, que instó a la policía de Atlanta a revisar la evidencia con novedosa tecnología de análisis de ADN.


Imagen de portada: Wikipedia.

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes