Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Necesito color (o dónde estuvo Jim Carrey todos estos años)

Necesito color (o dónde estuvo Jim Carrey todos estos años)

30 de agosto del 2017
Por Gabriella Botello
El más físico de los cómicos se pone metafísico en este microdocumental.

No hay fórmulas para la risa. Tampoco la hay para los Jim Carreys del mundo. Menos que menos cuando nuestro primer vistazo cinematográfico a su cuerpo en los últimos seis años es en manso andamio horizontal con el orgasmo de color más explosivo bajo sus dedos. I Need Color, la exploración documental de la otra faceta artística de su eterno resplandor, es un clavado de celuloide en la parte profunda de los procesos creativos de Carrey. Y, en el proceso, descubrir un poco más de los propios.

El capricho del impulso creativo mordisquea los talones de algunos, que entre hacer algo más seguro y que la vocación les elija, prefieren explotar por el cielo. Carrey encarna el arquetipo de las apuestas al nuevo descubrimiento que condensa en este minidocumental. El tour de foce de seis minutos nuclea lo que ama, su vida interna, suss necesidades, sus emociones, su oscuridad, su deseo, y todo Carrey que, tras un deprimente invierno en Nueva York, deteriminó que necesitaba color. Cruza entre instantáneas noctámbulas de trabajo sonámbulo, action painting y locución, en un cóctel con ágil y hábil edición, conmueve hasta la motivación total.


"Me encanta la libertad de ello: nadie te dice qué puedes o no puedes hacer", explica el artista. Ese es el cómo: la exorcización de esos demonios se purga en cada pintada y la independencia es, aparentemente, tanto móvil como destino. El cuándo, para él, es claro: "cuando era niño, me pasaba la mitad del tiempo actuando ante gente. La otra mitad, me la pasaba solo en mi cuarto escribiendo poesía y dibujando. Mi cuarto era el cielo para mí. Mi isolación era bienvenida". El zambullir profundo en su biografía y en su proceso creativo es sumamente inspirador.

(Crédito: EBaums World)

"Hace seis años, cuando intentaba sanar un corazón roto, decidí que quizá podría pintar", explica Carrey. Y ahí entendemos el por qué: la separación de la actriz/modelo/conejita Playboy Jenny McCarthy en 2011 necesitó el bálsamo de la pintura y la autoexploración. Y es esa sanación la que quiere trasmitir con su obra.

Toda búsqueda personal debe ser celebrada. Y I Need Color debe ser la mejor forma de hacerlo.

(Imagen de Portada: Blouin Artinfo)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes