Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Modo BAFICI: Crítica de 'Atrás hay relámpagos', de Julio Hernández Cordón

Modo BAFICI: Crítica de 'Atrás hay relámpagos', de Julio Hernández Cordón

22 de abril del 2017
Por María Paula Ríos
Amistad, tiempo libre y sobre todo muchos recorridos en bicicleta, se conjugan en la última cinta del guatemalteco Julio Hernández Cordón.

Sol y Ana son dos jóvenes costarricenses, que tienen como principal ocupación merodear por la ciudad. El film comienza con una divertida escena en un supermercado, en el que las adolescentes simulan un ataque de epilepsia simplemente para llamar la atención del público y desafiar a las autoridades del supermercado.

Acto seguido, las amigas se encuentran en el enorme patio de la casa de la abuela de Ana, allí hay toda una legión de autos antiguos, y lujosos, en desuso pertenecientes a la familia. Fisgoneando los automóviles, hallarán un cadáver en descomposición. Tras una discusión, y cambiar el cuerpo a otro de los carros, la dupla decidirá llamar a la policía. Será la propia Ana quien declare ante la ley, mintiendo y nuevamente retando a las autoridades.

Después de todo, además de una estética bellísima, como cuando el grupo de amigos ciclistas divaga por la ciudad con luces en sus cuerpos, la película trata sobre la rebeldía y transgresión propia de la edad. Una de las claves de la historia está en esas conversaciones nocturnas que cada una de las chicas mantienen con sus amigos, donde confiesan angustiosamente sus pesares y que no saben lo que quieren para sus vidas.

Julio Hernández Cordón, de un modo visualmente idílico, nos trae el retrato de una generación anestesiada que yerra por la vida tomándose un trago, bicicleteando o haciendo el amor, que solo toma conciencia de su finitud frente a situaciones límites.



(Foto de portada: Rey Poeta Cine)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes