Déscargate nuestra app

para una mejor experiencia de cine

Lo que nos dejaron los Golden Globes: ¿es real el efecto de #TimesUp y #MeToo?

Lo que nos dejaron los Golden Globes: ¿es real el efecto de #TimesUp y #MeToo?

To be determined
Por Gabriella Botello
¿Cambios de figura o de fondo?

La 75° entrega de los Golden Globes definitivamente operó como la patada inicial de la temporada de premios bajo el signo común de la condena al acoso sexual. O al menos, así se autopublicitó, cortesía de Time's Up, la iniciativa sin fines de lucro que brinda apoyo legal gratuito para erradicar las agresiones o acoso sexual en los espacios laborales. La alfombra roja se tiñó de negro a raíz del black dress code que por el que instó la campaña liderada por Reese Witherspoon, Natalie Portman, y Jennifer Aniston como forma de visibilización. Y si bien todos vimos la arremetida verbal contra Harvey Weinstein, cuya revelación de abuso sexual lideró el efecto dominó que hizo caer al resto de las acusaciones, resta preguntarse si el esfuerzo por simbolizar la lucha contra el acoso sexual dio sus frutos y si la paridad de género dio -o no-un paso adelante en su primera batalla oficial en Hollywood.

Vamos por partes. La industria del entretenimiento se sacudió el pasado octubre con la revelación de que el productor Harvey Weinstein, titán de la Weinstein Company había abusado sexualmente de ocho mujeres. La explosión vino con el destape del movimiento #MeToo, una propuesta vía redes sociales que instaba a que las sobrevivientes de acoso sexual, abuso y violencia usaran el hashtag como forma de apoyo sororo y de visibilización del virus endémico a Hollywood. En solo un par de días, Ashley Judd, Salma Hayek, Angelina Jolie, Rose McGowan, Lupita Nyong’o, Gwyneth Paltrow, y Mira Sorvino se sumaron a la ola de acusaciones contra el productor. El efecto dominó culminó con 90 casos reportados de abuso sexual y no fueron los únicos: el envalentonamiento y la visibilización del abuso normalizado por la industria de #MeToo fue la patada inicial con la que muchas víctimas silenciadas acusaron a sus abusadores, generando un shock tectónico a Hollywood. Capítulo tras capítulo, el escándalo Harvey Weinstein, destronó a figuras cementadas en la industria como Kevin Spacey, Woody Allen, Dustin Hoffman, Roman Polanski, Geoffrey Rush, Brett Ratner, Louis C.K., y hasta el CEO de Disney John Lassater. Y, por suerte, el silencio ya no parecería ser la norma.

En ese contexto, y en el primer día del año, Time's Up opera como la cristalización de ese movimiento. La construcción coordinada para la acción fáctica contra el acoso y el abuso sexual, incluyendo la creación de un fondo de asistencia legal para la defensa de personas que hayan sufrido violencia tuvo su primer campo de batalla en la 75° entrega de los Golden Globes. La iniciativa, en la que participan más de 300 de las mujerEs más poderosas de la industria, usó a los galardones de la Asociación de Prensa Extranjera como su primera vitrina en la Hollywood post Weinstein e instó a la solidaridad y la visibilización desde el código de vestimenta, completamente negro. Con comportamientos más y menos acertados, la noche vino con victorias y derrotas... Y en Fandango las observamos.


LAS VICTORIAS

Los triunfos indudables vinieron de la mano de las mujeres de Hollywood. Muchas llevaron activistas y "silence breakers" con ellas a la alfombra roja como su plus-one. Shailene Woodle llevó a Calina Lawrence, una activista interseccional, miembro de la tribu Suquamish. Amy Poehler trajo consigo a Saru Jayaraman, presidente del Centro Unido de Oportunidades de Restaurant, que lucha por la igualdad de trabajadores gastronómicos. Susan Sarandon fue acompañada por Rosa Clemente, una periodista y organizadora comunal. Emma Watson estuvo del brazo de Marai Larasi, la directora ejecutiva de Imkaan, una organización antiviolencia que defiende a las mujeres de color. Meryl Streep estuvo con Ai-Jen Poo, la directora de la Alianza de Trabajadoras Domésticas, Michelle Williams fue con Tarana Burke, creadora de #MeToo. Una de las invitadas más especiales fue Mónica Ramírez, la cofundadora de la Alianza Nacional de Campesinas que escribió una carta de solidaridad a las mujeres en la industria del entretenimiento en nombre de las 700 trabajadoras del campo, que fue con Laura Dern. Esperablemente, la alfombra roja estuvo plagada de políticas de género de la mano de sus representantes femeninas. Y no fue la única instancia.

Las ganadoras Nicole Kimdan, Frances McDormand, Laura Dern, Elizabeth Moss y Reese Witherspoon usaron sus discursos para promover, admirar y abogar por las mujeres y otras sobrevivientes del acoso sexual. Dern, en particular, nos conmovió con su: "Nos insto no sólo a apoyar a los sobrevivientes, que fueron lo bastante valientes como para contar sus verdades, sino a promover la justicia restorativa. Protejamos y empleemos a estas personas. Enseñemos a nuestros hijos que manifestarse sin miedo a las retribuciones es la nueva Estrella de esta cultura".

El pináculo, sin dudas, estuvo en el emotivo discurso de Oprah Winfrey. "Tenemos por delante un nuevo día y cuando finalmente amanezca ese nuevo día será gracias a muchas mujeres, muchas de las cuales están en esta sala, y muchos magníficos hombres que van a luchar unidos para garantizar que se llegue el momento en el que nadie tenga que decir, nunca más, 'yo también'", dijo la presentadora, la primera mujer afroamericana en ganar el reconocimiento Cecile B. DeMille, cementando el hecho de que la líder es una punta de lanza sin parangón.

(Crédito: Giphy/NBC.)

Otra de las valientes fue la propia Portman, que con solo dos palabritas, desestabilizó la entrega de premios por su cuenta. "Aquí está la lista de sólo hombres nominados a Mejor Director", dijo (mientras Guillermo del Toro quería que lo trague la tierra). La brecha entre las nominaciones es obvia desde que los premios son los Golden Globes y aplaudimos a Portman por su acertado comentario. De hecho, nos sorprendió que Greta Gerwig, que dirigió Lady Bird no haya sido nominada, siendo que conforma el mero 7% de mujeres directoras de la industria.

(Crédito: Giphy/NBC.)


LAS DERROTAS

¿Hace falta que digamos que ninguno de los ganadores masculinos hicieron comentario de Time's Up o de MeToo? Pues, si no hacía falta, seguramente tampoco sea necesario mencionar que ningún hombre llevó a un invitado activista... Y ahí es donde está el error: el acoso sexual no es un tema exclusivamente de mujeres, sino que son víctimas de las actitudes misóginas, machistas y patriarcales que las condenan al abuso. Sin aliados masculinos por fuera de sencillamente ponerse los broches o sus tarjes negros, la lucha por la igualdad de género (y la vida sin acoso sexual) quedará vetusta.

(Crédito: Twitter Oficial Violet Paley.)

Es más: muchos de los ganadores y nominados han sido acusados por acoso o abuso sexual. Christian Slater, nominado a Mejor Actor de Reparto en una Serie de Televisión, ha sido arrestado por tanto agresión sexual como conductas inapropiadas en dos ocasiones separadas. Gary Oldman, ganador del galardón a Mejor Actor, fue acusado de abuso físico por su ex esposa -sí, con todo y su traje completamente negro. James Fanco, también ganador como Mejor Actor, recibió sendas acusaciones vía Twitter en el mismo momento de la entrega de premios (y sí, muchas son recientes). El actor Kirk Douglas, honrado como un "verdadero ícono de Hollywood y leyenda cinematográfica", ha sorteado durante demasiado tiempo las acusaciones de violación a Natalie Woods... El actor reciibió una ovación de pie.

En este sentido, el feminismo y el momento de empoderamiento nos huele mucho más como una cuestión de forma que de fondo. La corrección moral de los premios es una cuestión política y, si bien todos saben que es lo acertado y que nadie puede hablar en contra a Time's Up, muchas de las actitudes no corroboran el cambio cultural. Para que un futuro sin #MeToo sea una realidad, los hombres de Hollywood deberán hacer su parte. Si bien sabemos que las poderosas de la industira están visibilizando profundas realidades de abuso y acoso sexual, la 75° entrega de los premios Golden Globes demostraron, más que nada, que tenemos un largo, larguísimo camino que recorrer.

(Imagen de Portada: NBC)

Do you want to go to www.fandango.com? No Yes